🇪🇸 Vídeo de pizarra Parte 3: Interoperabilidad

:es: Traducción al español de “Whiteboard Video Part 3: Interoperability”

Publicado en Lido Nation el 6 de Diciembre de 2021 por Stephanie King


Esta serie de artículos es un resumen escrito del famoso video “pizarra” de Charles Hoskinson, que fue publicado en 2017. En él, sentó las bases y la visión de Cardano. Para muchas personas, el video es un “punto de inflexión” en su comprensión y entusiasmo sobre Cardano, y en lo que lo hace distintivo en el espacio de blockchain. Es notable que el video se remonta a 2017, una eternidad en el espacio de blockchain, pero estas ideas siguen impulsando y energizando a la comunidad de Cardano hoy en día. Estos artículos son las palabras e ideas de Charles, editadas para mayor claridad y legibilidad en forma escrita.

En la Parte 1, aprendimos que la tercera generación de criptomonedas se trata de resolver los problemas de escalabilidad, interoperabilidad y sostenibilidad. Este es el tercer fragmento del video de la pizarra, donde Charles explica la filosofía de interoperabilidad de Cardano:

No va a haber una única criptomoneda blockchain que gobierne a todas. Habrá muchas redes, como Ethereum, Bitcoin y Ripple. Además, habrá sistemas heredados como los bancos tradicionales, que funcionan con protocolos antiguos, y redes de liquidación antiguas como ACH, entre otras. Estos sistemas hablan sus propios lenguajes y tienen su propia lógica empresarial y reglas. Actualmente, es muy difícil para Ethereum y Bitcoin entenderse entre sí. Esto es aún más cierto para las antiguas redes bancarias, que tienen el requisito adicional de metadatos y atribución para las transacciones. La interoperabilidad es la idea de permitir que las redes interactúen entre sí, de manera fácil y segura.

El problema es que cuando no tenemos una forma estándar de comunicación entre sistemas, el valor se fragmenta mucho. Independientemente de cuán descentralizados puedan ser estos ecosistemas, el creador de reyes será el pequeño hub de entrada y salida que controla el movimiento de valor entre sistemas. Actualmente, vemos esos hubs como los intercambios (como Coinbase, etc.). Desafortunadamente, estos intercambios son muy frágiles:

  • Están expuestos a ser pirateados.
  • Están sujetos a regulaciones draconianas.
  • En ocasiones, son cerrados debido a políticas regulatorias.

Un pequeño grupo que controla si se puede convertir el valor de un sistema a otro no es una buena situación. ¡Especialmente para un ecosistema supuestamente descentralizado y sin permisos! Además, cuando las personas hacen negocios, si estos negocios están regulados, generalmente deben interactuar con el mundo financiero tradicional. Por ejemplo, supongamos que eres una empresa de criptomonedas y emites un token. Con ese token, haces una venta colectiva y recaudas millones de dólares. Luego, como una empresa real con una cuenta bancaria en una jurisdicción legal, depositas millones de dólares en tu cuenta bancaria.

Bueno, el banco es una entidad regulada y la primera pregunta que harán es: “¿De dónde sacaste estos millones de dólares?”

Responderás: “Bueno, tuve una venta colectiva y vendí un token y obtuve mucho dinero”.

Entonces el banco dice: “Bueno, ¿quiénes son tus clientes?”

Y tú respondes: “¡Personas en Internet!”

Y desafortunadamente, esa no es una buena respuesta. Así que el banco, como entidad comercial regulada, tiene que presentar un informe de actividad sospechosa. Tienen que lidiar con personas del Departamento del Tesoro o tal vez de la Unión Europea, y estas entidades consideran que esto es una proposición muy arriesgada. Esta es la lamentable realidad en la que vivimos: tenemos enlaces frágiles tanto en las criptomonedas como en el sistema financiero heredado. No hay forma de escalar transacciones de manera natural. Hacer negocios con el mundo heredado requiere metadatos, atribución y cumplimiento normativo (que las redes blockchain no proporcionan). Como consecuencia, cualquier persona que haga negocios en este espacio se convierte automáticamente en un negocio de alto riesgo. Esta es una situación lamentable.

Interoperabilidad: el Internet de las Blockchains

Una idea de una criptomoneda de tercera generación es aquella que tiene la capacidad de entender y observar otras criptomonedas. Una criptomoneda que puede ver una transacción de Ethereum y verificar que es válida. Por ejemplo, si Alice dice que tiene Ether y envía Ether a Bob, una criptomoneda de tercera generación debería poder saber que esa es una transacción legítima. Por lo tanto, las transferencias entre cadenas son confiables y se pueden realizar sin necesidad de un tercero de confianza. Esto es lo más importante: queremos crear un Internet de blockchains, un internet de valor, que fluya tan fácilmente como el Bitcoin o el Ether, pero queremos poder movernos entre cadenas.

El primer componente para crear este mundo es tener una noción de side chains (cadenas laterales). Esta no es una idea nueva: los intercambios atómicos entre cadenas y las cadenas laterales han existido durante mucho tiempo. Se propusieron por primera vez en 2012, o tal vez incluso antes. El concepto básico es que hay alguna forma de estructurar información de una cadena a otra de manera que cuando se envía una transacción, esa estructuración comprimida de información te dé la capacidad de saber si esa transacción es legítima. En otras palabras, la persona que te la envía realmente tiene ese valor y no está gastado doblemente. Es un concepto muy importante.

La segunda parte es que debes tener la capacidad de hacer esto de manera muy comprimida. Hay más de mil criptomonedas en uso y están cada vez más grandes. Por lo tanto, no se puede decir: “Bueno, la única forma de entender el otro sistema es tener una copia de toda la cadena de bloques del otro sistema”. Esta no es una solución escalable. En cambio, debes poder mirar estos sistemas de manera muy comprimida.

Cardano ha comenzado a trabajar en las cadenas laterales. Recientemente publicamos un artículo que contiene un enfoque sobre cómo generar pruebas en el mundo de la prueba de trabajo, llamado “Pruebas de pruebas de trabajo no interactivas”. Tenemos muchas esperanzas de que este enfoque también se pueda adaptar al entorno de prueba de participación (como en Cardano).

¡Las otras criptomonedas están aquí para quedarse! Por lo tanto, esperamos que estas dos cosas, las cadenas laterales y la compresión, combinadas con una ingeniería inteligente, permitan tener un conocimiento profundo y detallado de lo que está sucediendo entre y dentro de otras criptomonedas.

Interoperabilidad: El Mundo Heredado

Incluso si podemos crear una utopía donde todas las blockchains puedan comunicarse entre sí, el problema es que el mundo de las criptomonedas sigue siendo incompatible con el mundo empresarial y bancario. Hay tres factores principales en esta brecha:

1) Metadatos

Los metadatos son la historia detrás de una transacción. No importa que hayas gastado cincuenta dólares. Lo que importa es:

  • ¿Dónde lo gastaste?
  • ¿En qué lo gastaste?
  • ¿A quién se lo diste?

Estos tipos de metadatos no están bien provistos en el espacio de las criptomonedas, pero son fundamentales en el mundo financiero heredado.

Hay una enorme cantidad de valor en los metadatos de las transacciones. Por ejemplo, los metadatos de las transacciones permiten clasificar las transacciones según el nivel de riesgo. Si hay una transferencia bancaria entre dos bancos estadounidenses con sede en Nueva York que involucra a grandes empresas, esto es muy común y ocurre todo el tiempo. Esto no levantaría sospechas. Ahora imagina una transferencia bancaria de una pequeña empresa estadounidense a una pequeña institución rusa, que a su vez va a Irán y luego a Sudáfrica. Este es un escenario totalmente diferente. Incluso si las cantidades monetarias son las mismas, el número de transferencias, las personas que lo han tocado, la naturaleza de las organizaciones, el tiempo que llevan haciendo negocios… todo esto son metadatos. En este caso, esos metadatos podrían ser utilizados para atraer una mayor atención regulatoria a esa transacción.

El problema es que los metadatos son extremadamente personales. Son muy privados. Por lo tanto, tenemos dificultades con ellos en el espacio de las criptomonedas porque las transacciones en la cadena de bloques son permanentes y transparentes. Si adjuntamos metadatos a una transacción en la cadena de bloques, podríamos exponer información muy sensible al público en general. Por lo tanto, uno de los objetivos del proyecto Cardano es determinar dónde, cuándo y cómo podemos poner metadatos en una cadena de bloques. Queremos obtener los beneficios de la auditoría, la inmutabilidad y la marca de tiempo en la cadena de bloques, al tiempo que reconocemos la importancia de los metadatos para algunos casos. Esto debe abordarse de manera responsable, tal vez con encriptación o quizás con un esquema especial que permita que ciertas personas lo vean mientras que otras no.

2) Atribución

La atribución se trata de la identidad, de nombrar a los actores involucrados en una transacción. Se trata de saber de dónde vino el dinero y a dónde va. Es un subconjunto de los metadatos, pero es tan importante que merece su propia consideración. Es tan importante que Cardano ha decidido construir una forma de agregar atribución a una transacción, si se desea, de manera ágil y sencilla. La dificultad radica en establecer una red de confianza o alguna forma de jerarquía de identidad.

Una de las razones por las que Internet utiliza tantas contraseñas y nombres de usuario es porque en realidad no tenemos una buena forma de identificar a las personas en Internet. Sería genial si todos tuvieran una clave pública y si hubiera una forma fácil de distribuir y verificar estas claves. Ese fue uno de los objetivos del proyecto PGP, pero nunca se logró. Como consecuencia, lo que tenemos en Internet es esta terrible distopía en la que todos tienen un nombre de usuario y una contraseña. Por lo general, son fáciles de adivinar, fáciles de hackear y generalmente se reutilizan en muchos sitios web diferentes. Todo esto causa muchos problemas.

La diferencia para nosotros, en la cadena de bloques, es que las criptomonedas son fábricas de credenciales criptográficas. A diferencia de Internet actual, las criptomonedas nos dan la capacidad de organizar, administrar y almacenar claves únicas y desarrollar redes de confianza. Por lo tanto, uno de los objetivos del proyecto Cardano es explorar cómo podemos reutilizar estas cosas. Actualmente las usamos para almacenar y ahorrar dinero, pero también podrían usarse para identificarnos cuando y como queramos. La esperanza es que esto pueda usarse cuando las personas necesiten dar atribución a las transacciones. Por ejemplo, cuando envían valor hacia o desde un intercambio, pueden hacerlo de una manera elegante y sencilla.

3) Cumplimiento normativo

El cumplimiento normativo es una construcción de diversas reglas y leyes que rigen las transacciones financieras. Por ejemplo:

  • KYC: Conoce a tu cliente
  • AML: Anti Lavado de Dinero
  • ATF: Anti Financiamiento del Terrorismo

Todos ellos se derivan de la misma pregunta básica: ha ocurrido una transacción, ¿es legítima?

Esto es algo que realmente no se considera en el mundo de las criptomonedas. Sin embargo, es muy importante para las instituciones financieras tradicionales. Ya sean un intercambio, un banco o cualquier negocio de servicios monetarios, existen regulaciones y estándares globales muy estrictos.

Entonces, con respecto a esto, nuestra esperanza es que Cardano pueda encontrar un equilibrio saludable. Los dos primeros pasos son crear credenciales criptográficas distribuidas y proveer metadatos. Estos dos factores pueden combinarse de manera creativa, caso por caso y de manera voluntaria. Luego, cuando alguien en el mundo de las criptomonedas quiera hacer negocios en el mundo heredado, tendrá la capacidad de escalar la transacción desde una transacción de criptomoneda estándar a una que un banco pueda reconocer y sentirse cómodo con ella. Por ejemplo, retomemos el escenario que mencionamos al principio sobre una venta de tokens. Ahora imagina configurarlo de manera que el comprador solo pueda enviar una transacción de compra si está sellada con ciertos metadatos e información de identidad, accesibles para el vendedor. Así, cuando el vendedor vaya al banco, podrá revelar esa información al banco. Nótese que la clave está en hacer esto de una manera que proteja la privacidad y que no necesariamente convierta a las personas en custodios de los datos. Como hemos visto con el hackeo de Equifax y otras situaciones similares, la custodia de la información de identificación personal plantea muchos problemas.

Cardano: El Pegamento

Mientras buscamos respuestas a la pregunta de la interoperabilidad, estamos explorando nuevas criptografías, la idea de metadatos opcionales y cosas como Hardware confiable. Estos pueden proporcionar formas seguras de almacenar credenciales, garantizar que los datos se hayan destruido después de cierto tiempo y cosas como geolocalización. Si tenemos éxito, Cardano será el pegamento que facilite el Internet de las blockchains. Bitcoin puede seguir siendo Bitcoin, Ethereum puede seguir siendo Ethereum y los bancos tradicionales no tienen que cambiar mucho. Cardano proporcionará ese puente necesario que no estará centralizado ni será frágil. En cambio, será una red grande y descentralizada que dará inicio a esta nueva era de interoperabilidad.

1 Like