🇪🇸 Conectando a los no conectados, bancarizando a los no bancarizados

:es: Traducción al español de “Connecting the unconnected, banking the unbanked”

Publicado por el Alex Hamilton en el blog de IOHK el 10 de Agosto de 2021


World Mobile y IOHK quieren perturbar el mercado mundial de las telecomunicaciones

Desde el auge del pago por uso de finales de los años 90, el uso de los teléfonos móviles ha crecido mucho. Sin embargo, la mitad de la población mundial sigue sin estar conectada. Son casi 4.000 millones de personas, la mayoría de las cuales viven en zonas desfavorecidas o remotas.

Hay muchas razones por las que la gente no puede acceder a una red móvil. La falta de infraestructura es la causa principal, porque los proveedores de redes ven poco dinero en la construcción de antenas de telefonía móvil en regiones inaccesibles. Por eso, mientras no lo hagan, muchos de los más desfavorecidos económicamente seguirán estando en desventaja.

World Mobile Chain (WMC) pretende igualar el terreno de juego. Fundada en Londres en 2018, World Mobile es la primera red global construida con tecnología blockchain. Su misión es crear una economía compartida, destinada a ofrecer conectividad a las comunidades remotas de todo el mundo. La empresa ha iniciado recientemente una asociación con IOHK.

Fui a buscar un socio, miré a mi alrededor y no encontré a nadie que fuera serio, excepto Charles Hoskinson e IOHK, nadie tenía el mismo nivel de dedicación. Juntos podemos conectar a los no conectados y bancarizar a los no bancarizados", afirma Micky Watkins, director general de World Mobile Chain.

Aventurarse donde hay más demanda

Hay miles de operadores de redes móviles internacionales. En la actualidad, estos operadores de red funcionan con una infraestructura heredada, alquilando torres de telefonía móvil y vendiendo sus productos, como los minutos de emisión. Todo esto funciona en bandas de frecuencia muy congestionadas, como 3G, 4G y 5G. Sin embargo, estos operadores sólo atienden a las personas que ya están conectadas, porque creen erróneamente que es ahí donde está el dinero.

World Mobile se distingue por ir allí donde las necesidades de las personas son mayores. Por lo general, esto significa aventurarse en las regiones más remotas. La empresa pasa por alto las frecuencias congestionadas y utiliza otras partes del espectro inalámbrico, como el espacio blanco de televisión y el servicio de radio de banda ancha para ciudadanos, o la óptica de espacio libre, en la que los datos se transmiten a través del aire utilizando láseres. De hecho, la empresa ya colabora con Google en Kenia en la óptica del espacio libre, “una tecnología capaz de transferir datos a 20 Gbits/s en una distancia de 12 km”, dice Watkins. Al evitar las longitudes de onda con licencia, World Mobile puede proporcionar conectividad a una fracción del coste habitual. Watkins prosigue: “La inspiración para la empresa fue la pura conmoción de saber que cuatro mil millones de personas no tienen acceso a una red móvil”.

Google, Microsoft y Facebook habían intentado encontrar soluciones, pero no lo habían conseguido. Watkins ya llevaba 15 años conectando a la gente (con tecnologías de microondas), cuando nació WMC. Teniendo en cuenta que en África se gastan 64.000 millones de dólares al año en telecomunicaciones y que el 80% de los mil millones de habitantes subsaharianos no están conectados, el potencial de WMC para perturbar el sector es asombroso, tanto en términos sociales como económicos.

Conectividad a un coste extraordinariamente bajo

El plan consiste en hacer viable que los habitantes de zonas remotas alberguen “nodos aéreos”. Éstos consisten en postes con paneles solares que se conectan a un punto de acceso inalámbrico, y luego se conectan a WMC mediante diminutos y asequibles ordenadores Raspberry Pi. Cada nodo cuesta menos de 5.000 dólares, mucho menos que otros métodos. Estos dispositivos son agnósticos del sistema y permitirán a los habitantes de regiones remotas de África acceder al mercado de las telecomunicaciones. La conectividad podría ofrecer una opción viable para ganarse la vida mediante la agricultura o el comercio. Se trata de un proyecto en varias fases que se desarrollará tras los estudios de viabilidad. Sin embargo, si todo va según lo previsto, la primera economía compartida basada en las comunicaciones debería ser posible dentro de tres años.

El WMC probará el proceso en Zanzíbar, donde se incorporarán a la red entre 100.000 y 150.000 personas. Una vez incorporadas, las personas se apropiarán de la red y empezarán a ganar dinero con ella. Una vez perfeccionado el proceso en Zanzíbar, se extenderá a Tanzania. Con un mercado potencial de 20 millones de personas en 13.000 aldeas, el WMC calcula que su equipo actual podría extender el proyecto a 600 aldeas al mes. Conseguir que sólo el 15% de estas aldeas acojan nodos les permitiría obtener unos ingresos considerables, de una manera que antes no era posible.

Se ha hablado mucho del potencial económico de los pueblos de África. Sin embargo, un área en la que el continente podría acabar liderando el camino es la seguridad de los datos. Las redes de telefonía móvil existentes lo saben casi todo sobre nosotros: nuestros textos, fotos e incluso nuestras llamadas no son realmente nuestras. Los datos se han convertido en moneda de cambio, y la privacidad es algo a lo que renunciamos al contratar una red de operador móvil. Sin embargo, WMC pretende alterar este status quo incorporando un elemento de privacidad a la ecuación. En el futuro, los habitantes de los países desarrollados podrían llegar a envidiar la auto-soberanía de los del mundo en desarrollo.

Entonces, ¿dónde entra IOHK?

Es una visión audaz que requiere un enfoque nuevo. La incorporación blockchain de WMC se fijó en IOHK, una empresa con una presencia establecida en el continente africano, así como una pasión compartida por la equidad y la inclusión. Una asociación parecía tener sentido. Micky espera que al utilizar Cardano para proporcionar a las personas una identidad digital, WMC podrá hacer realidad su visión.

Crear un sistema financiero para los mercados emergentes no es tarea fácil. Sin embargo, con IOHK proporcionando un libro de contabilidad descentralizado y WMC actuando como puente hacia el nuevo mercado, la conectividad inclusiva basada en blockchain está un paso más cerca. La disrupción del mercado global de las telecomunicaciones no es algo que pueda hacerse solo o de la noche a la mañana, y no todo es cuestión de dinero. Los nuevos mercados serán aquellos a los que nadie pueda llegar, pero con un equipo conjunto de personas expertas en tecnología y en la industria, los próximos años serán testigos de una transformación global sin precedentes, tanto en las finanzas como en las telecomunicaciones.

Charles Hoskinson, Cardano e IOHK tienen algo en común: crear un nuevo sistema financiero para los mercados mundiales emergentes", añade Watkins. IOHK ha hecho todo lo posible, a nivel de pares y a nivel científico, para crear el software que lo permita".

Para saber más sobre la visión de World Mobile para África, no te pierdas la película estrenada como parte del especial #CardanoAfrica o visita su página web.