🇪🇸 La Conferencia Bitcoin en Miami fue decepcionante | Lex 19 Jun 2021

:es: Transcripción al español de “The Bitcoin Conference in Miami was disappointing | Charles Hoskinson and Lex Fridman”

Publicado en el canal de Youtube Lex Clips el 19 de Junio de 2021

Enlace a la versión doblada al español


Lex: Déjame preguntarte acerca de la conferencia Bitcoin, porque es como, yo diría, un momento importante en la historia de la humanidad, muy emocionante en términos de tamaño y agitación, todas estas cosas, vos estuviste ahí, ¿cómo es, caliente y húmeda Miami?, creo que es la forma en que lo presentaste. Así que, ¿qué te pareció la comunidad Bitcoin, o ese evento particular en la historia de la humanidad?

Charles: Lo que me pone triste es que recuerdo la vieja comunidad Bitcoin, he visto en lo que se convirtió, la vieja comunidad era divertida, como la conferencia San José en 2013, o subsecuentes conferencias. Había un montón de gente que no tenía dinero, simplemente amaban esta idea de dinero descentralizado, amaban esta idea de descentralización en particular. Podías mantener una conversación con cualquiera, no había egos en absoluto. Lo que era realmente divertido era que podías obtener amistades íntimas, relaciones, grandes conversaciones con la gente ahí. Es como los primeros días de la inteligencia artificial, todos estas cosas, era íntima, no había egos, todo el mundo estaba tratando de hacer cosas asombrosas.

Ahora, al igual que esos primeros días, hubo una sobreestimación acerca de cuán robusta sería la solución. Todos creímos “oh, sí, en diez años estaremos en control de todo el mundo”, no ocurrió así exactamente. Por otro lado, Bitcoin creció de nada en sólo 11 años, estoy en Mongolia andando en camello y el criador de camellos tiene Bitcoin, en el desierto Gobi, así que eso te está diciendo que es una tecnología muy penetrante, si tenés ese nivel de adopción, tan rápido.

Cuando fui a Miami fue irreconocible, todo era tan comercial, la mitad de los vendedores en la conferencia tenían relojes que debían costar medio millón de dólares y estaban cubiertos en diamantes. Así que cuando ves ese tipo de materialismo que se filtra, primero es repulsivo, la otra cosa es que no había, recuerdo cuando fui a una de las primeras conferencias en Enero de 2014, la conferencia Bitcoin Norte Americana, irónicamente en Miami. Había un centro de ayuda Bitcoin, algunos de los originales de Bitcoin y de hecho los desarrolladores centrales vinieron, Jeff y otros estaban ahí, y todo el mundo podía hacer preguntas, cualquier cosa que quieras preguntar acerca de Bitcoin. Esa era la cultura, ayudar a la gente, darle la bienvenida. No había mesa de ayuda ahí, no había noción de eso, había filas de seis horas, súper estrellas, cosas como esas. Y de nuevo, siempre es la misma cosa, “mira cuánto dinero hizo toda esta gente”. Y todo el punto de Bitcoin fue redefinir la noción de dinero, redefinir la noción de valor, este tipo de cosas. Ya no soy parte de ello, me pone triste, porque realmente lo disfrutaba. De la manera en que comencé fue con un proyecto de educación, di una clase en Udemy, lo hice gratis, tuve 80 mil estudiantes, y me enviaban emails, recibí cinco mil emails antes de dejar de contestarlos, todo el mundo venía y me hacía alguna pregunta acerca de algo, algunas veces arcanas, algunas veces triviales, y me tomé el tiempo de sentarme y responder la pregunta o reenviar el email a alguien que conocía que podía responder ese tipo particular de pregunta. Y había gente asombrosa en los primeros días, como Mike Hurn, Gavin y otros, estaban súper comprometidos. Mike conoció a Satoshi, de hecho se enviaban emails, porque era alrededor de 2009, 2010, hizo el cliente Bitcoin Java, Satoshi estaba emocionado “oh, wow, Bitcoin puede ir a un teléfono celular, esto es genial y emocionante”. ¿Y luego qué ocurrió?, Mike se fue en 2013, debido a todo el debate del bloque que ocurrió, simplemente lo trataron como basura, como si fuera sub humano o algo así. Así que no sé, la cultura cambió mucho, si a ellos les gusta es bueno para ellos, pueden disfrutar su religión, pero no es para mí.