🇪🇸 Cargas de prueba | CH 8 Nov 2020

:es: Transcripción al español de “Burdens of Proof”

Publicado en el canal de Youtube de Charles Hoskinson el 8 de Noviembre de 2020

Enlace a la versión doblada al español


Hola a todos, este es Charles Hoskinson, transmitiendo en vivo desde la cálida soleada Colorado. En la oficina hoy, es Domingo, tengo que leer unas cosas, mis muchachos me dieron una cosa bonita sobre votación basada en blockchain, lo último y más grande. Y por supuesto escarbando en una letanía de otras piezas de trabajo de lectura para acomodar y manejar.

Los últimos dos videos que hice fueron duros, haciendo enfadar a todo el mundo, no estoy haciendo mi trabajo a menos que haga enojar a todo el mundo. Así que decidí hacer un video sobre las cargas de pruebas, porque algo parece que continúa estando perdido en lo que está ocurriendo ahora, creo que es muy importante que la gente lo entienda. Está este concepto de consentimiento del gobierno, básicamente nos gusta creer que vivimos en sociedades donde tenemos alguna clase de decir sobre lo que ocurre. La realidad es que mayormente no la tenemos, si trasplantas a un Americano y lo pones en una dictadura, que tiene un dictador digamos benéfico, probablemente no notarían mucha diferencia en su estilo de vida diario. Y vas a tener a toda esta gente diciendo “oh, ¿cómo puedes decir eso?, elegimos a nuestros líderes y todas estas otras cosas y bla bla bla”. No elegimos a nuestros líderes, siempre he tomado una posición respecto a ello, estas primarias que hemos tenido de los partidos democráticos y republicanos, monopolísticos, no hay representación de terceras partes en América. El partido libertario fue el mejor de los terceros partidos, obtuvo un 1 por ciento de los votos, uno por ciento. Obtener acceso a la boleta, si alguna vez vas con las terceras partes, es casi imposible en todos los 50 estados, a menos que seas un billonario o tengas una coalición política muy fuerte. Luego, cada institución que tenemos trabaja en contra tuyo, los medios trabajan en contra tuyo, te deslegitiman desde el comienzo, no te proveen una plataforma, los medios sociales trabajan en contra tuyo, hay ministerios de los Estados Unidos que funcionan en contra tuyo. Así que no tenemos representación y acceso de terceros partidos. Y seamos claros respecto a los líderes y las primarias, su legitimidad, financiamiento y habilidad para ser competitivos usualmente es decidido antes de que ocurran las primarias.

Ahora, algo que la izquierda en los Estados Unidos ha olvidado y no entienden por qué la gente ama tanto a Trump, es que ya sea que pienses que es Hitler y es un racista homofogo, todo eso a un lado. La realidad es que es el primer Americano, probablemente desde Eisenhower que de hecho entró y decidió tomar el control del partido político, sin gracia, testamento o permiso, Reagan hasta cierto punto también hizo esto, un completo extraño, sin experiencia política, no era parte del sistema, sólo vino y lo coaptó. Si Trump no se hubiera postulado hubiera sido una elección entre Jeb Bush, la familia Bush ha estado en política desde 1930 y Hilary Clinton. ¿Dónde es eso una opción diversa?, es siempre lo mismo. Así que alguien nuevo vino y creo algo en donde de hecho puedes influir las cosas por primera vez, de hecho, si te subes a este tren, podemos hacer las cosas un poquito diferente.

Ahora, la respuesta correcta a eso es que nosotros, la gente Americana, necesitamos comenzar a empujar sistemas que nos dan más control y opción en nuestro gobierno. Y lo que ocurrió en su lugar fue que tuvimos que destruir este contagio, este patógeno en el sistema. Esto no puede ser aceptado, y los sistemas de ranqueo cerrado y cada dimensión del gobierno de USA, cada dimensión de los medios, de Silicon Valley e instituciones académicas y de otro tipo en los Estados Unidos, cerraron filas alrededor de un monstruo de 78 años que ha estado en política por 47 años. Y eligió ignorar todo acerca del carácter de esta persona e historia en un intento por remover un patógeno. Y ahora, hoy, ayer, veo grandes reuniones en las calles y dicen “misión cumplida”, y todos se palmean entre sí en la espalda. Y las setenta millones de personas que no querían esto, sólo tienen que aceptarlo, huzah, y todo volverá a la normalidad.

Seamos claros aquí, nada volverá a la normalidad en la sociedad Americana, el genio está fuera de la botella. Los Americanos han tenido un sabor de la habilidad para cambiar la narrativa y la habilidad de ir más allá de lo que les han dicho que deben aceptar. Preguntamos “¿por qué tanta gente cree que esta elección es corrupta?”. Porque la misma institución en la que deberías confiar para actuar con chequeos y balances, para auditar la elección, trabajó en contra de uno de los candidatos. Esperas que los medios sean un brazo de periodismo de investigación, y si hay discrepancias, palabras de fraude, lanzarán investigaciones. ¿Hay alguien, de la izquierda o derecha, en los Estados Unidos, que razonablemente cree que los medios, si descubren que algo fue montado en contra de Trump, de hecho escribirían una historia al respecto? Decidieron llamar a todo una conspiración antes de que cualquier voto sea contado, pero todos estamos dispuestos a adoptar la conspiración Rusa. Así que esa institución no tiene credibilidad, tampoco la tiene el brazo administrativo, la burocracia del gobierno de USA, porque también quería que el tipo se vaya. Así que, ¿por que tantos Americanos deberían tener fé, credibilidad y confianza en el sistema electoral?

Si quieres poder, especialmente si estás pidiendo consenso para ese poder, en lugar de utilizar la fuerza, tienes que crear un sistema en donde la gente cree en el sistema. Está muy claro, al final de todo esto, ya nadie cree en el sistema. La izquierda pronto girará sobre sí misma, tienen a este tipo que vino y el partido prometió justicia racial, teoría racial crítica, gasto masivo de infraestructura, impuestos a los ricos y poderosos, prometieron cuidado de la salud gratuito, educación gratuita, un unicornio en cada estación. Y aquí esto es lo que va a ocurrir, nada va a ocurrir así, se estancará. Todos esos billonarios que no pagan impuestos, seguirán sin pagar impuestos, de alguna forma Amazon va a seguir sin pagar impuestos, Jeff Bezos continuará haciéndose rico, van a seguir teniendo sus dedos en los reinos del poder. ¿Sabes lo que va a pasar con los de la izquierda?, se van a volver locos y se van a empezar a comer el partido, desafíos de primaria y todo tipo de chicanas durante los próximos cuatro años. Mientras tanto la derecha va a decir “bueno, el poder es el poder, vamos a recuperarlo”, y aprovechar la oportunidad donde puedan encontrarla, comenzar a ganar electores hacia 2022, potencialmente hacía 2024. De nuevo, esta es la clase gobernante profesional de los Estados Unidos, no tienen nada que ver con el ranqueo de la corriente principal de Estados Unidos. Mientras tanto, la inflación continúa creciendo, mientras tanto, es más y más difícil sobrevivir para la gente cotidiana. La distancia entre los que tienen y los que no tiende a incrementarse, continúa sucediendo, la globalización continúa sucediendo de manera no federada y no siempre somos los ganadores de eso, China continúa surgiendo. Las cosas que a la gente realmente le preocupa no se resuelven y ahí es dónde estamos.

Así que hablamos de las cargas de la prueba en esta elección, una institución que se supone que existe para darte fe de que la gente que fue elegida fue de hecho elegida legítimamente. Y la realidad es que no quedan instituciones para eso, ya nadie confía en nadie. Si Trump hubiera ganado hubiéramos visto 70 millones de demócratas en las calles, realizando incendios, diciendo que el sistema está amañado, roto, es racista, necesita haber cambio en las instituciones. ¿Por qué demonios crees que todas las ventanas fueron tapiadas?, ¿miedo de robos, maliciosos del ala derecha?, vamos.

Este es un momento pivot para nuestra industria, y es un momento pivot para el mundo cuando nos focalizamos en lo que se llama el gran reseteo. Las élites están flotando alrededor y absolutamente quieren solidificar un orden mundial donde muy pocos tienen control sobre muchos, siempre he creído eso, porque eso es lo que dicen y eso es lo que hacen. Y cada vez que se les dá una oportunidad para hacerlo lo hacen. Y dicen “no necesitas transparencia, confía en nosotros y puedes confiar en estas seis instituciones de aquí para que nos miren”, y todas esas instituciones son insidiosas, nepotistas, interconectadas y controladas por las mismas personas que se supone deberían auditar y vigilar. Y simplemente estamos jodidos con ellos, el mundo está jodido con ello, estamos listos con ellos, no somos estúpidos. Y el problema con internet es que hace instantáneo el flujo de información sin control, a todos. Estamos enfrentando una crisis existencial donde nosotros como raza humana no sabemos cómo gobernar, dado que la gente que está gobernando ya no está consintiendo a ello, y estamos aceptando las tonterías.

El punto de esta industria es tener una conversación acerca de gobernanza, esa es la raíz de las criptomonedas, siempre lo ha sido, siempre lo será. La primera aplicación de ello fue la gobernanza del dinero. Nuestra industria se juntó y dijo “wow, los bancos centrales no tienen incentivos para cambiar, Wall Street no tiene incentivos para cambiar, los gobiernos no tienen incentivos para cambiar, simplemente van a continuar haciendo esto y los perdedores van a ser gente cotidiana a expensas de unos pocos, y cada vez que cometan un error, vos pagas por ese error, puedes hacer dinero pero nunca pierdes el dinero”, riesgo moral. Así que surgió el espacio de criptomonedas y dijo “hey, podemos hacer las cosas de forma un poco diferente”, y se nos rieron, todos los economistas, los Paul Krugman, todo el camino hacia abajo, dijeron “no hay forma de que Bitcoin pueda funcionar, no hay forma de que la política monetaria deflacionaria sea posible, simplemente no”. Y les recordaré a los Paul Krugman del mundo, si yo tengo un dólar, en una cuenta bancaria de un banco de USA, cuando Bitcoin fue creado, en 2008 y yo dejé ese dólar en la cuenta, el poder de compra de ese dólar sería el 75 por ciento de lo que es hoy. Si yo tenía un dólar en valor de Bitcoin, durante ese período de tiempo, ese dólar valdría, dependiendo cuándo lo obtuviste, cuál era el precio, más de 100 mil dólares, bienvenido al poder del dinero deflacionario. Así que esa es nuestra industria, ese fue el fundamento de ella y dijimos “wow, podemos aplicar estas herramientas de gobernanza a otras cosas, a derechos de propiedad, a identidad, a contratos, las podemos aplicar a través del espectro, incluyendo votación”. Y comenzamos a tener conversaciones de “¿por qué no estamos haciendo esto?, ¿cuál es la razón para no ir por este camino?, ¿cuál es la razón para no tener auditabilidad, transparencia, chequeos y balances y la habilidad de verificar cosas?”. Una verdad universal es que cada persona que votó en las elecciones de USA, yo incluído, no tengo forma de verificar que mi voto fue realmente contado y mi voto fue contado para la persona que voté. Esto es el 2020, la era de Google, Facebook, la era de los Holo Lens y no podemos tener un sistema donde puedo verificar que mi voto fue contado apropiadamente y que votos fraudulentos no aparezcan en el sistema. Y se supone que yo confíe en instituciones que fueron incluídas con otro tipo, uno de los candidatos postulados, para básicamente asegurarse de que eso no ocurra. Y tenemos toda esta tecnología que puede prevenir, realmente puede solucionar el problema. El mundo del futuro no será izquierda o derecha, rico y pobre, socialismo versus capitalismo, esas son conversaciones del siglo 20. El mundo que viene será acerca de relaciones entre el gobierno y aquellos a los que gobierna. Y ¿qué expectativas tenemos?, continuamos eligiendo líderes en una base global sin indicadores clave de rendimiento, continuamos eligiendo líderes en una base global sin que se comprometan a objetivos específicos sobre dónde necesita ir el mundo. Utilizan palabras de moda, esperanza, cambio, mejora, hacerlo mejor, pero en realidad nunca te dicen específicamente “esto es cuánto vamos a gastar, esto es lo que vamos a hacer, esta es la definición de éxito, así es como lo vamos a medir, así es como verificas que se está realizando, y así es como lo rescatamos si resulta que la estrategia no está funcionando”. Yo tengo que hacer eso, todos los días, en el mundo corporativo, en el mundo de los negocios. Tenemos indicadores clave de rendimiento, tenemos objetivos y resultados clave, tenemos que proyectar presupuestos, año tras año y yo no tengo el lujo de gastar déficit, yo no tengo el lujo de ejecutar presupuestos en rojo todos los años y luego culpar a un CEO anterior o a una fracción política de mi compañía cuando no funciona, o lo hacemos, seguimos en el negocio o vamos a la quiebra, y se nos confía para realizar una misión. ¿Por qué es tan difícil pedir el mismo nivel de responsabilidad con este gobierno?, ¿por qué es tan difícil obtener un reporte que nos diga dónde está siendo gastado nuestro dinero, por qué fue gastado de esa manera y quién lo recibió?, ¿por qué es tan difícil que podamos obtener una verificación de que nuestros votos fueron contados? Porque nadie quiere ir por ese camino, la gente que gobierna no tiene las habilidades para entregar cuando se los hace responsables, es así de simple.

No es una causa de celebración, la elección de Biden, es causa de reflexión profunda y para que todo el mundo pregunte “¿a dónde demonios vamos a ir?, un hombre de 78 años de edad que ha estado en el gobierno por 47 años, que fue parte de la guerra de Irak, parte de la guerra contra las drogas, parte de proyectos de ley contra el crimen de los años 90 que encarceló millones de personas, justa e injustamente, parte de cada decisión de gobierno importante, a veces decisiones terribles, no va a despertar mágicamente y decir “ahora voy a ser efectivo y solucionar todos tus problemas, la decencia ha vuelto”. No hay decencia en decir que la mitad de tu país es deplorable, no hay decencia en decir que la mitad de tu país es racista, sexista, hómofogo y adora a Hitler, no hay decencia ahí. No hay decencia en promover ideología que dice que la gente debería deshonrar miembros de la familia, no hay decencia en promover ideología que dice que sólo tienes que ser amigo de la gente que cree las cosas que vos crees, esa es una receta para una guerra civil, y ahí es donde estamos. Tenemos una oportunidad para hacer las cosas de forma diferente y mirando al 2021, aquellos que están enfadados con los resultados de estas cosas, en vez de converger, y este fue el punto de mis últimos dos videos, a pensamiento conspirativo, es una buena idea para que todos nos preguntemos “¿cómo hacemos las cosas diferente?”. Y la manera más segura en la que podemos hacer progreso en los Estados Unidos y el extranjero es comenzar localmente, en tu municipalidad, tu ciudad, esas elecciones son muy pequeñas, las decisiones a menudo se toman por un pequeño grupo de actores y hay una gran cantidad de maleabilidad, e incluso un poquito de impulso puede lograr grandes cosas. Llevando blockchain a tu municipalidad es el primer paso en llevarlas al estado, y una vez que las llevas al estado, ese es el próximo paso para llevarlas a través de los Estados Unidos. Y ¿sabes qué?, si el gobierno federal se convierte en un terreno imposible, bueno, podemos reemplazarlos, se llama la convención de la constitución, si dos tercios de los Estados Unidos despierta y dice de hacer eso, hagamos las cosas apropiadamente. Tenemos que tomar control de la boleta, tenemos que tomar control del sistema de votación, tenemos que tomar control con la forma en que las decisiones se toman y cómo se da consenso, tenemos que demandar transparencia, responsabilidad y visión en cada nivel del gobierno. No podemos sucumbir a la tentación de la división, no podemos mirar a la gente con la que políticamente estamos en desacuerdo como malvados, no podemos mirar a la gente que, por alguna razón, no quiere dar poder a tu persona particularmente favorita, como nazis, sin importar donde estén. Estas son herramientas utilizadas por las élites para dividir a la gente por poder político, no sirven para ningún propósito y terminarán en la destrucción de la sociedad.

Además, miramos a las plataformas de medios sociales, ha llegado el tiempo para que ocurra la gran descentralización. Necesitamos movernos de compañías a protocolos, Facebook tiene que llegar a un fin, como Twitter y todas estas plataformas donde su trabajo es controlar qué es real, qué no es real, qué es verdadero, qué es falso, quién es legítimo, quién es ilegítimo. Esta es quizás una de las cosas más arrogantes, ciegas y dictatoriales que he visto durante mi vida en una sociedad libre. No es el trabajo de cuerpos no elegidos, sentados en Silicon Valley, decidir qué es real y qué no es real, porque si tienen ese poder Bitcoin no existiría, un chequeo de pruebas apareció en el momento en que Bitcoin salió, citando a Paul Krugman diciendo que es una estafa y tiene que terminar. Nuestra industria entera sería un paria si hubiéramos permitido que eso ocurriera en ese momento. Y ahora rápidamente se está convirtiendo en el estándar, reforzado por esta narrativa tóxica inundando todo. Necesitamos conocimiento deliberado, comunicación deliberada, discurso deliberado. Por mi parte, construyo estas herramientas y siempre las construyo libre de patentes y de código abierto, y siempre las construímos de una manera que son neutrales y cualquiera, sin importar de dónde vengan o lo que crean, pueden utilizarlas. Y nunca permitiré que mis plataformas abracen el eliminado de plataforma, pensamiento de grupo y censura, está mal, siempre está mal. Y no me importan estos contra argumentos, porque cuando los disectas, lo que realmente están diciendo es, las cosas con las que no estoy de acuerdo es discurso de odio, las cosas con las que estoy en desacuerdo son peligrosas, las cosas con las que estoy de acuerdo deben ser amplificadas. ¿Quién entre nosotros debería ser tan poderoso para tener la capacidad de controlar estas cosas para billones de personas alrededor del mundo?, y terminas con resultados descabellados, como los tweets de Ayatollah de Irán diciendo “muerte a Israel, el holocausto no existió” siendo legítimos y no eliminados de plataforma y el secretario de prensa de los Estados Unidos citando a un diario siendo eliminado de plataforma. Y cuando se los cuestiona acerca de esto, no les importa, porque no hay chequeos y balances y no hay nadie ahí para mantenerlos responsables.

Así que además de la revolución municipal, donde debemos obtener blockchain, transparencia, tenemos que obtener responsabilidad en cada nivel de nuestro gobierno, además necesitamos una revolución de protocolos para reemplazar estas hegemonías de medios sociales, desconsolidarlos y asegurar que existe el movimiento libre de ideas y discurso, que la gente no sea eliminada de plataforma. Finalmente, nos tenemos que preguntar, globalmente “¿a dónde quiere ir la raza humana el 2100, cuál es el punto, cómo deberíamos vivir, es el PBI honestamente la medida que deberíamos utilizar para decir que hicimos progreso, o quizás índices de desarrollo humano?, tal vez algo más. Pero tiene que haber una conversación sobre cómo debería vivir la gente en el siglo 21, ¿qué es un derecho humano versus una aspiración humana y quién debería ser responsable de proveer eso, quién está siendo dejado atrás en la sociedad, qué vamos a hacer al respecto, que debería ser dejado a un sistema de gobierno y qué a nuestro carácter y voluntad moral? Esa conversación tiene que ocurrir, y no ha ocurrido, ocurre con burocracia, idealistas, académicos, grupos de las Naciones Unidas, todos están flotando alrededor con un gran lenguaje y luego ponen naciones como Arabia Saudita en el comité de derechos humanos, para reforzar esa visión de regodeo, es un chiste. Necesitamos tener una mejor conversación global acerca de estas cosas y luego debemos mirar al 2100 y preguntarnos “¿cómo nosotros, como especie, llegamos ahí, en qué necesitamos invertir, qué necesitamos construir, qué maravillas de tecnología necesitamos traer, cómo nos aseguramos que es sustentable, para que cuando esté ahí dure por el tiempo que queramos, y cómo nos aseguramos que nos llevamos bien mientras llegamos ahí?”. Eso es progreso, ese es el mundo en el que a mí me gustaría vivir. No un mundo en el que la mitad de mi país odia a la otra mitad y todo el mundo está en su campo lanzando granadas al otro y un mundo que continúa fraccionándose y polarizándose. Damas y caballeros, tenemos internet ahora, somos todos uno ahora, todos estamos interconectados ahora, ideas en cualquier parte del mundo pueden llegar a cualquiera en el mundo, no necesitamos retroceder al tribalismo. Y, estamos construyendo tecnología, en esta industria, que de hecho puede encontrar una manera de gobernar y gestionar a la gente sin declarar un líder mundial, o un dictador, o un comité transnacional no elegido.

Este va a ser el siglo, la raza humana decide cómo va a existir en los próximos cinco a diez siglos. Los tienes de vez en cuando, cuando se formó el imperio Romano, el último siglo antes de Cristo, decidió cómo toda Europa iba a existir por cientos de años. Cuando la iglesia católica sobrepasó Europa, de nuevo, eso es lo que ocurrió, el levantamiento del imperio Británico, de nuevo, el levantamiento del imperio Americano, de nuevo, el levantamiento del imperio Ruso. Las decisiones generales son tomadas en el corto plazo, 10, 20, 30 años, cosas pequeñas que se convierten en grandes cosas. En el arco de la historia decidiremos cómo vivirán los humanos, billones de nosotros, por cientos de años y este siglo no es diferente y es absolutamente crítico. Tenemos tecnología existencialmente dañina viniendo como Crispr, como la nano tecnología, como la inteligencia artificial. Y si no hacemos nada, estas cosas terminarán la raza, mira la paradoja Fermi. Tenemos todo tipo de cosas que están viniendo con la economía de información, que hace difícil la distinción de hecho y ficción y si no hacemos nada, como especie, nos dividirá a niveles que nunca antes se han visto. Veremos el nacimiento de nuevas religiones en el siglo, para reemplazar las viejas, que se han convertido en inconvenientes u obsoletas para las necesidades de la sociedad, mientras nos movemos de una que ya no se preocupa por la guerra, hambruna y enfermedad, pero en su lugar se preocupa por la pérdida de significado en la vida de innumerables habitantes y persigue felicidad ilimitada.

Así que, este es el siglo en el que vamos a tener que poner o callar, es el deber de mis generaciones y el de aquellos que están conmigo hacer lo mejor que podamos. Esta elección en 2020, fue una que nos dió la oportunidad de dar un paso atrás y realmente hacer esa pregunta. Espero que cada uno de ustedes se levante para la ocasión y se pregunte “¿cómo queremos vivir y a dónde queremos ir?”. Siempre seré un optimista, siempre abogaré por lo mejor de la gente y creer que si dejas a la gente vivir sus vidas y trabajar duro, buenas cosas pueden ocurrir, especialmente si estamos dispuestos a trabajar juntos. Ahora, eso no significa que no soy realista y que cosas malas pueden ocurrir, de hecho a menudo ocurren, y no significa que se logra perfección, y que alguna utopía libertaria puede ocurrir mañana. Pero, este es el primer siglo en el que han existido las herramientas, donde la idea del libertarismo de hecho tiene la habilidad de hacer mucho bien, ya no es hipotético, puede ser aplicado y lo hemos visto en el lado de la política monetaria y lo veremos de nuevo en todos los otros aspectos. Es nuestro destino tomarlo, realmente lo es, y ¿cuáles son las cargas de prueba?, bueno, ¿tu vida es mejor?, luego de que hayas adoptado un punto de vista optimista, positivo, con significado, colectivo o ¿fue peor?, ¿tienes propósito?, ¿tienes claridad, sientes que en realidad podemos lograr cosas?, o ¿vives en el miedo, desesperación, desesperanza, sientes que de cualquier manera un nuevo orden mundial va a destruir todo y descender al cinismo y decir “las cosas nunca podrán cambiar”?”. A mí me gustaría vivir en un mundo donde podemos cambiar las cosas, y ¿sabes qué?, si hay un nuevo orden mundial, conspiración, y previenen todo eso, dejen que me maten, y francamente a todos los demás en ese sentido. Porque no vale la pena vivir la vida en esclavitud, no vale la pena vivir la vida encadenados, obligados, y en el miedo. Es mejor morir creyendo que puedes cambiar todo que vivir con miedo de que no puedes, así es como mejoras las cosas, tienes que tener el coraje de dar ese paso al frente y llevar a la gente fuera de esos agujeros y llevarlos a otro lugar, sacarlos de la cueva. Y eso es lo que estamos haciendo, ese es el punto de esta industria, es por lo que nunca dejaré de ser político, es por lo que continuaré comentando sobre estas cosas y me importa un bledo si sientes que eso disminuirá el valor de Ada o molesta a algunas personas. Este no es un juego de hacer que Ada cueste un dólar, este es un juego de cambiar la fábrica de cómo funciona el ser humano, y tomará décadas sino siglos para llevarlo hasta el final y habrá muchos líderes que vendrán después que yo, luego que esté gastado y quemado. Si no es eso para lo que te inscribiste, encuentra una industria diferente, ve a invertir en otra cosa, ve a pasar tu tiempo en otro lugar. Las criptomonedas son locas porque son lo suficientemente locas para creer que pueden cambiar el mundo, son lo suficientemente locas para creer que podemos hacer las cosas de forma diferente por primera vez en la historia de la humanidad, ¿cuán liberador es eso?, y sí, hay mucho riesgo, y sí, hay muchas preguntas sin respuesta, y sí, habrá muchas fallas en el camino y pasos en falso y cosas que no van bien la primera vez, o la segunda vez, o la tercera vez. Pero para eso me inscribí, es por eso que hacemos las cosas que hacemos, es por eso que construímos las cosas de la forma en que lo hacemos, es por eso que no perseguimos propiedad intelectual, es por lo que utilizamos el método científico, es por lo que somos inclusivos, por eso estamos en 40 países, es por lo que construímos una coalición de cientos de miles de personas a través del mundo, y yo continuaré creciendo esa coalición, despertaremos con millones, luego decenas de millones y luego, si podemos empujarlo, a billones. Y ¿sabes qué?, en ese punto hemos cambiado el mundo, ¿cómo es una vida bien gastada, cuál es el punto, realmente quieres ser un billonario en Rusia o Corea del Norte, o China, es la vida tan genial ahí, donde en cualquier momento alguien simplemente puede decidir sacártelo, porque eres políticamente inconveniente o creen que eres una amenaza, tienes que ser un gulag, una vida de limitación y miedo constante? Estas son las decisiones que nosotros como raza tenemos que tomar en el siglo 21, y yo he tomado la mía, absolutamente he tomado la mía, y entiendo los requisitos de ella, de que en muchos casos estoy por mi cuenta, estoy en una isla, seré sujeto de crítica constante y forzado a mirar el mundo con escepticismo y para cada cosa utilizar una exhaustiva cantidad de habilidades de pensamiento sólo para tratar de discernir hechos de ficción, y en muchos casos tengo que ir a lugares que son peligrosos, pero eso está bien, porque es una vida bien gastada persiguiendo eso. Y si te unes a nosotros en eso, también será una vida bien gastada, y es una vida gastada con significado y propósito. Y ¿sabes qué?, incluso si obtenemos el 10 por ciento de lo que queríamos al menos desaceleramos esta terrible terrible dirección en la que el mundo está yendo hacia la centralización, opacidad, control dictatorial, globalización transnacional sin ningún chequeo, balance y vigilancia y tan pocos teniendo control sobre tantos.

Así que ese es el otro lado de los videos que hago, creo que todos tenemos que preguntarnos “¿de qué se trata todo esto, a dónde vamos a ir?”. Y no podemos celebrar tan anticipadamente porque particularmente se ganó algo o en tu visión se ganó una batalla y alguien ha sido demonizado, estamos todos juntos en esto, sin importar cuál sea tu persuasión política o cuáles sean tus creencias particulares, somos seres humanos y es la maldita hora de que comencemos a tratarnos de esa forma y reconocer la decencia común que todos necesitamos tener, gracias por escuchar.