ūüá™ūüáł Construyendo una nueva econom√≠a en Cardano

Traducci√≥n al espa√Īol del art√≠culo ‚ÄúBuilding a new economy on Cardano‚ÄĚ, escrito por Cardanians, el 29 de abril de 2021.


Los seguidores de las criptomonedas consideran que blockchain tiene el poder de perturbar a los bancos y formar una nueva forma de dinero sólido. Entre las monedas nacionales y los gobiernos existe una íntima relación. Lo cierto es que no es viable sustituir las monedas nacionales sin disponer de tecnologías que suplan las funcionalidades de los gobiernos o contribuyan a construir una nueva forma de gobierno.

Monedas nacionales e instrumentos para preservar su estabilidad

o.a6478561f7ae98de7559b4a6dfa01e63 (1)

Una moneda nacional es una moneda de curso legal emitida por el banco central o la autoridad monetaria de un país. Las autoridades nacionales aseguran la aceptación de la moneda como instrumento de canje. Por tanto, las monedas nacionales también se emplean como unidades de cuenta oficiales. Sirven para comprar bienes, servicios y se utilizan para la recaudación de impuestos. La confianza en las monedas está basada en la fe y el crédito de los ciudadanos en los gobiernos. Esta no es una constante, puede variar a lo largo del tiempo. La confianza en las monedas o los gobiernos puede disminuir durante las alteraciones económicas nacionales y las crisis financieras mundiales. Tanto los bancos monetarios centrales como los gobiernos tratan de lograr la estabilidad monetaria y superar dichas crisis. Se trata de uno de los objetivos más importantes de las autoridades nacionales. Se mantiene la confianza cuando las autoridades tienen éxito. En caso contrario, los ciudadanos pueden empezar a reaccionar.

En la actividad económica de una nación suelen influir dos instrumentos principales: la política monetaria y la política fiscal. Estas dos son los instrumentos típicos que se utilizan para influir en la economía de un país. La primera, se centra en los tipos de interés y en la oferta total de dinero en circulación. Suele ser responsabilidad de los bancos centrales dirigir la política monetaria. Por su parte, la fiscal es una instrumento que emplean los gobiernos para la recaudación de impuestos y la gestión del gasto.

La política monetaria es un instrumento que puede estimular una economía. Se puede incentivar a los individuos y a las empresas para que soliciten préstamos y gasten dinero o restringir el gasto, lo que lleva a ahorrar dinero. Ella puede fomentar la economía o bien limitar su crecimiento. De este modo, es posible impulsar el nivel de inflación.

La pol√≠tica fiscal se ocupa de los impuestos y del gasto p√ļblico. Los gobiernos fijan el nivel de impuestos, el nivel total de gasto y su composici√≥n. Esto se hace a trav√©s de un proceso legislativo. Para que un gobierno pueda gastar eficazmente, necesita recaudar impuestos de una forma eficiente. La recaudaci√≥n de impuestos saca dinero de la econom√≠a. Si los impuestos son demasiado elevados, la actividad empresarial puede verse frenada. Los gobiernos pueden tambi√©n bajar los impuestos u ofrecer rebajas fiscales en un intento de estimular el crecimiento econ√≥mico. Otra herramienta fiscal de los gobiernos para impulsar la actividad econ√≥mica es el gasto de est√≠mulo. Las autoridades pueden determinar qu√© sectores deben ser estimulados para apoyar el crecimiento econ√≥mico. Si no hay suficiente dinero para el gasto, ser√° necesario pedir prestado mediante la emisi√≥n de t√≠tulos de deuda. Esto se denomina gasto deficitario. Se prev√© que las deudas se pagar√°n m√°s adelante.

La pol√≠tica fiscal tiende a cambiar con relativa frecuencia. Las autoridades determinan la pol√≠tica fiscal y el gasto. Las comunidades, empresas, industrias, inversiones y productos b√°sicos espec√≠ficos son el objetivo de los gobiernos para favorecer o desalentar la actividad econ√≥mica. Conviene se√Īalar que no solo las consideraciones econ√≥micas son tenidas en cuenta cuando se realizan cambios en la pol√≠tica fiscal. Los gobiernos tambi√©n prestan atenci√≥n a la prosperidad a largo plazo, la paz, la salud, la ciencia, la seguridad, su situaci√≥n pol√≠tica, las cuestiones medioambientales y otros muchos aspectos que influyen en la vida cotidiana de los ciudadanos.

Siempre hay responsables de la política monetaria y fiscal. De ahí que sus decisiones sean muy discutidas por otras personas.

Políticas monetarias y fiscales en el ámbito de las criptomonedas

Dentro del ámbito de las criptomonedas, las monedas nacionales suelen ser objeto de críticas por sus peores capacidades en cuanto a su uso como depósito de valor. Las monedas nacionales suelen ser inflacionistas. Esto quiere decir que perderán valor con el tiempo y el nivel de degradación difiere de una moneda a otra. A corto plazo, la inflación no es tan importante si es predecible y moderada. En algunos países, sin embargo, no es así y puede ser un verdadero problema, ya que los ciudadanos no pueden ahorrar dinero para estar bien preparados en el futuro.

La pol√≠tica monetaria de las criptomonedas es fija y r√≠gida. La mayor parte de las veces, una vez establecida, no se espera que cambie nunca. Para la mayor√≠a de las criptomonedas se ha fijado el n√ļmero m√°ximo de monedas que son liberadas gradualmente por el protocolo. Como alternativa, se fija una inflaci√≥n inacabable de monedas. Las criptomonedas suelen ser muy vol√°tiles. No hay una autoridad encargada de la estabilizaci√≥n del precio. Solo la oferta y la demanda en el mercado influyen en el precio. Este hecho puede ser bueno para la creaci√≥n de recursos escasos. Una gran demanda de un recurso escaso puede hacer que el valor de las monedas se mantenga en un nivel alto a largo plazo. Como dep√≥sito de valor, las criptomonedas podr√≠an ser muy buenas. Son malas, sin embargo, como medios de intercambio o unidades de cuenta.

La esencia de la descentralizaci√≥n consiste en ser independiente respecto a las decisiones que tomar√≠an los individuos o las autoridades. No se puede influir de manera centralizada en la pol√≠tica monetaria de las criptomonedas. En el contexto de los medios de cambio y las unidades de cuenta, la confianza en las monedas est√° relacionada con la estabilidad de los precios. El grado de confianza en las monedas fiduciarias¬Ļ es alto, en comparaci√≥n con las criptomonedas. Obs√©rvese que la gente conf√≠a en las monedas fiduciarias a pesar de su centralizaci√≥n y de las autoridades que toman las decisiones. Puede incluso decirse que las personas desconfian plenamente en las autoridades, pero siguen confiando en las monedas nacionales. La confianza en las monedas est√° relacionada con la estabilidad de los precios, puesto que permiten pagar bienes, invertir, ahorrar dinero, etc. Si la inflaci√≥n es baja y se compensa de forma que la gente se sienta relativamente rica, se puede considerar un entorno econ√≥mico estable.

No solo importa la estabilidad de los precios o la econom√≠a en su totalidad. El grado de felicidad de las personas no puede medirse nada m√°s econ√≥micamente, pero es sobre todo la econom√≠a la que asegura la felicidad en un lugar determinado. Es decir, las personas aspiran a encontrar trabajo, comprar alimentos con calidad, que sus hijos vayan a una buena escuela o vivir en hermosas ciudades verdes con desarrolladas infraestructuras. Esto debe ser as√≠ no solo para usted, tambi√©n ha de serlo para sus vecinos. No solo en la ciudad en la que usted vive, sino tambi√©n en otras ciudades pr√≥ximas. En caso contrario, es de esperar que se produzcan problemas. Para garantizar la felicidad de la gente o, al menos, las mejores condiciones posibles, debe haber un mecanismo que se ocupe de todo eso. En el √°mbito nacional, volvemos a la pol√≠tica fiscal. La recaudaci√≥n de impuestos y el gasto inteligente han sido durante muchos a√Īos la mejor soluci√≥n para establecer entornos estables y poblaciones relativamente felices.

Hasta el momento, hemos mencionado solamente la pol√≠tica monetaria r√≠gida en el contexto de las criptomonedas. Al insistir en la plena descentralizaci√≥n de las criptomonedas en lo que respecta a la pol√≠tica monetaria, √ļnicamente somos capaces de crear una versi√≥n r√≠gida de la misma. M√°s a√ļn, no existe nada parecido a la pol√≠tica fiscal en el mundo de las criptomonedas. Actualmente, estas no son capaces de responder a las turbulencias econ√≥micas, las crisis, los desastres naturales o incluso las guerras. Tampoco hay forma de estimular la econom√≠a. Las razones son obvias. La actual generaci√≥n de criptomonedas no est√° dise√Īada para resolver estos problemas. Ninguna naci√≥n o estado ha adoptado las ha adoptado para utilizarlas como soluci√≥n a este tipo de conflicto.

La descentralización significa básicamente que se siguen solo las reglas rígidas de los protocolos y no se tienen en cuenta las decisiones de los individuos. No es ni siquiera lo que se espera. No tienen conocimiento de la situación económica de las personas, la política o del medio ambiente. Tampoco pueden emitir ninguna decisión que ayude a resolver un problema potencial. El seguimiento ciego de las reglas de los protocolos solo es beneficioso para la creación de un recurso digital escaso. Es cuestionable que sea un buen atributo para la política monetaria. Probablemente sea un mal atributo para la política fiscal.

Hoy en día, la toma de decisiones monetarias y fiscales a nivel nacional está relacionada sobre todo con un cierto nivel de centralización. Las autoridades son responsables de hacer observaciones, evaluarlas y tomar las decisiones apropiadas. Existen dos mundos que se enfrentan. La centralización de las monedas fiduciarias y el nuevo mundo de las criptomonedas. Ambos mundos se van a encontrar. Se trata de saber si será positivo o negativo.

¬ŅSer√° posible conectar las criptomonedas con las pol√≠ticas monetarias y fiscales nacionales? ¬ŅPodemos sustituir tecnol√≥gicamente el rol de las autoridades o hacer que sus decisiones sean m√°s descentralizadas? Analicemos esta cuesti√≥n.

¬ŅPuede ser utilizada la tecnolog√≠a blockchain para construir un nuevo sistema financiero?

Los economistas polemizan durante a√Īos sobre el sistema financiero actual y desconocen si es el mejor posible. La pol√≠tica fiscal se enfrenta con frecuencia a las cr√≠ticas por la necesidad de trabajar con la deuda y la incapacidad de pagarla. La finalidad de este art√≠culo no es resolver las preguntas dif√≠ciles a las que los economistas no son capaces de responder. Tampoco pretendemos debatir mucho sobre la situaci√≥n actual. Nos concentraremos m√°s en el futuro.

Las personas pueden diferir en sus opiniones sobre las pol√≠ticas monetarias y fiscales nacionales, pero hay algo que es seguro. El alcance de las funcionalidades que hay detr√°s es mayor que lo que puede hacer la r√≠gida pol√≠tica monetaria de las criptomonedas. La primera cuesti√≥n ser√≠a si realmente la necesitamos. ¬ŅNecesitamos una pol√≠tica fiscal compleja y podr√≠a ser suficiente con la pol√≠tica monetaria r√≠gida que pueden ofrecer las criptomonedas? ¬ŅPodr√≠amos existir sin la recaudaci√≥n de impuestos o sin hacer reservas para tiempos peores? La respuesta es no. Lo natural es que los malos momentos ocurran de vez en cuando y tenemos que estar preparados para ello.

Las criptomonedas adolecen de tres funciones cruciales que se espera que cumplan los reg√≠menes monetarios estables: protecci√≥n contra el riesgo de deflaci√≥n estructural, capacidad de responder con flexibilidad a las perturbaciones temporales de la demanda de dinero suavizando as√≠ el ciclo econ√≥mico y habilidad para funcionar como prestamista de √ļltima instancia.

Resultar√≠a imposible sortear los problemas de cualquier tipo a nivel nacional sin la capacidad de disponer de una reserva suficiente o de emitir nuevas monedas. Todas las reservas pueden agotarse un d√≠a, entonces ¬Ņqu√© hay que hacer en caso de que los problemas se mantengan? Si falla la pol√≠tica fiscal, la pol√≠tica monetaria podr√≠a salvar la situaci√≥n. El endeudamiento tambi√©n podr√≠a ser una soluci√≥n, pero depende de la voluntad de los prestamistas de conceder pr√©stamos. Al parecer, la capacidad de trabajar con deudas es tambi√©n un requisito importante de la econom√≠a real.

Hay que tener en cuenta que no s√≥lo se trata de sobrevivir a tiempos de turbulencia. Las personas, como individuos, utilizan los servicios p√ļblicos y las infraestructuras. Su financiaci√≥n es colectiva. Las autoridades son responsables de la recaudaci√≥n de impuestos para financiar estos servicios. Se puede cambiar la infraestructura financiera, pero hay que preservar este tipo de mecanismo.

Pero ¬Ņqu√© puede hacer todo eso en el mundo blockchain? Con el fin de generar una reserva, es preciso que exista alg√ļn mecanismo inteligente que recaude peri√≥dicamente el dinero de las personas sobre la base de reglas definidas. Lo denominamos impuestos en la pol√≠tica fiscal. Alternativamente, podr√≠a haber alg√ļn mecanismo de protocolo que sustrajera una cantidad determinada de monedas de todas las direcciones en caso de necesidad urgente o con regularidad. No obstante, esto ser√≠a lo mismo que emitir nuevas monedas. La emisi√≥n de monedas es en realidad una soluci√≥n mejor. Lo √ļnico que cabe preguntarse es qui√©n ser√≠a el responsable de tomar las decisiones relacionadas con los cambios en la pol√≠tica monetaria o en las reglas del protocolo. ¬ŅSer√≠an los equipos de desarrolladores con la colaboraci√≥n de los mineros o las partes interesadas? Desde el punto de vista de la confianza, no ser√≠a la mejor soluci√≥n posible. Los ciudadanos s√≥lo pueden confiar en el sistema mientras est√©n de acuerdo con las reglas y sientan que pueden participar en las decisiones.

¬ŅEn qui√©n debemos confiar en realidad cuando comencemos a utilizar las tecnolog√≠as blockchain? ¬ŅQuiere decir que no habr√° ninguna autoridad central? Si esto es as√≠ ¬Ņc√≥mo podremos sobrevivir a los tiempos dif√≠ciles o garantizar la prosperidad de una regi√≥n determinada? En definitiva, el uso de las tecnolog√≠as blockchain no supone que podamos prescindir de la capacidad de tomar decisiones cr√≠ticas. Puede surgir un problema social o natural grave y s√≥lo una cantidad suficiente de dinero puede ser un remedio. Actualmente, nuestro mundo gira en torno al dinero en todos los √°mbitos de nuestra vida. Resulta mucho m√°s inteligente aceptar una inflaci√≥n moderada que tener disturbios en las calles. Queda la pregunta. ¬ŅQui√©n y c√≥mo debe tomar las decisiones en un mundo donde las tecnolog√≠as blockchain se convertir√°n en la columna vertebral de las finanzas?

Apareci√≥ otra pregunta peliaguda. Que cada individuo se una o se marche de una red global descentralizada es una decisi√≥n libre. Puede que usted sea un fan de las criptomonedas, pero ¬Ņpasa lo mismo en el caso de sus vecinos? A ellos les pueden interesar proyectos blockchain diferentes o no gustarles en absoluto. Puede que prefieran la moneda fiduciaria [tradicional]. Cuando se necesita una pol√≠tica monetaria y fiscal flexible en un lugar determinado, es de esperar que la gente utilice una moneda. Poco importa si se trata de una moneda fiduciaria o de una criptomoneda. No obstante, se trata m√°s de un conjunto de reglas que de la moneda en s√≠. La gente ha de estar de acuerdo con las reglas y estas han de ser seguidas por todo el mundo en un lugar determinado. Nunca puede funcionar de manera que las personas que utilizan la moneda fiduciaria est√©n obligadas a pagar impuestos y los usuarios de criptomoneda no. Las personas que viven en un √°rea dada son miembros de la comunidad y tienen la responsabilidad no s√≥lo de sus vidas sino tambi√©n de la prosperidad de la comunidad y del lugar.

A nuestro juicio, puede permitirse el uso de diferentes monedas, pero es necesario que se sigan las mismas reglas a nivel nacional. Se puede afirmar que las reglas son m√°s importantes que la moneda. Actualmente, los gobiernos dictan las normas y son responsables de la pol√≠tica fiscal. La cuesti√≥n es que las criptomonedas y sus pol√≠ticas monetarias est√°n descentralizadas y son globales, mientras que tenemos muchas pol√≠ticas fiscales nacionales que est√°n centralizadas. ¬ŅPueden fusionarse estos dos mundos?

Planteamos algunas preguntas complicadas sobre el uso de las tecnolog√≠as blockchain a nivel nacional. Entendemos por naci√≥n un grupo numeroso de personas que habitan un territorio concreto y que est√°n conectadas por la historia, la cultura u otro elemento com√ļn. Hemos dado algunas razones por las que creemos que las naciones necesitan alg√ļn tipo de reglas para las pol√≠ticas monetarias y fiscales. Hay una estrecha relaci√≥n entre una naci√≥n, la econom√≠a y el gobierno. La naci√≥n necesita definitivamente tener una econom√≠a que funcione. Es dif√≠cil conseguirlo sin un gobierno. La cuesti√≥n es c√≥mo deber√≠a o podr√≠a ser un gobierno moderno.

Es inevitable que la adopción de criptomonedas a nivel nacional esté relacionada con los gobiernos. Estos utilizan las monedas fiduciarias sobre todo por motivos fiscales, ya que forman parte de la política fiscal. Por otra parte, los bancos centrales utilizan la misma moneda que el gobierno para gestionar la política monetaria. Y en ambos casos, se trata del control que tienen los bancos centrales y los gobiernos sobre las monedas fiduciarias. El gobierno ha de asegurar la recaudación de impuestos y es difícil conseguirlo con criptomonedas que están fuera de su control.

Controlar es tomar decisiones. As√≠ que retomamos el problema que nos planteamos en toda la secci√≥n. ¬ŅQu√© reglas deben estar descentralizadas y fuera de control y cu√°les deben ser controladas? ¬ŅQui√©n o qu√© deber√≠a tener el control y c√≥mo tomar decisiones colectivas?

Cómo construir una economía más descentralizada

No parece que la pol√≠tica monetaria r√≠gida de las criptomonedas sea capaz de sustituir a las actuales pol√≠ticas monetarias y fiscales nacionales. Felizmente, Cardano est√° dise√Īado para constituir un sistema operativo social y financiero global. Por ello, dispondr√° de las capacidades adecuadas para sustituir o complementar las funcionalidades necesarias de las pol√≠ticas nacionales. Las caracter√≠sticas claves de Cardano ser√°n la capacidad de emitir tokens, utilizar contratos inteligentes, trabajar con identidades reales de personas y tener un sistema de votaci√≥n integrado. En el futuro, la capacidad de utilizar inteligencia artificial tambi√©n podr√≠a ser √ļtil. Descubramos lo que podr√≠amos hacer con eso.

Cardano presenta un riesgo de inflaci√≥n reducido porque la oferta de monedas ADA es limitada. Tal y como hemos afirmado, un n√ļmero limitado de monedas es estupendo para la creaci√≥n de un recurso escaso, pero eso no quiere decir que sea un buen atributo para la pol√≠tica monetaria nacional. Las monedas ADA podr√≠an utilizarse como garant√≠a de una moneda cuyo precio o emisi√≥n se ajustara algor√≠tmicamente. Ser√≠a factible crear algo as√≠ como una banca central impulsada por algoritmos. Para un futuro lejano, las reglas de emisi√≥n de las monedas estar√≠an dirigidas por la inteligencia artificial.

Hay quienes sostienen que la volatilidad de las criptomonedas se estabilizará en el futuro. Aunque eso pudiera ocurrir, el problema es que hay que crear una moneda que funcione bien en un contexto nacional. Probablemente, la política monetaria de ADA nunca cambiará. De cambiar, la decisión se tomará en un contexto global. Todos los participantes se verían afectados por el cambio. Una comunidad nacional podría proponer un cambio en la política monetaria de Cardano para resolver las dificultades nacionales, pero el problema es que las partes interesadas están repartidas por todo el mundo y probablemente no estarían de acuerdo con esto. Las necesidades domésticas en un momento dado pueden ser diferentes del contexto global. Al parecer, es inteligente emitir tokens en Cardano que se utilizarán localmente como moneda. En consecuencia, los cambios internos en la política monetaria no influyen en la política monetaria global de Cardano. Se podrán resolver las dificultades domésticas y ADA seguirá siendo un recurso escaso.

Es necesario que la economía nacional tenga su propia moneda para que la política monetaria y fiscal sea eficaz y pueda resolver los problemas internos. Por otra parte, se considera que una nación es autónoma cuando tiene la moneda bajo su propio control. Disponer de una sola moneda para todo el mundo parece un propósito inalcanzable, al menos por el momento, en el ámbito de las naciones. Considere que la riqueza de una nación estaría determinada por la cantidad de posesión de una moneda global. Si fuese Bitcoin, entonces unas pocas ballenas serían más ricas que muchas naciones. Las naciones necesitan mantener su soberanía y el derecho a emitir su propia moneda es uno de los símbolos de la soberanía.

Hay una analog√≠a con la actual dolarizaci√≥n de algunas econom√≠as en desarrollo. Al operar una gran parte del sistema financiero nacional con una moneda extranjera, la pol√≠tica monetaria de la moneda nacional se desconecta de la econom√≠a nacional. Imaginemos que se produce una hiperinflaci√≥n y la gente empieza a utilizar d√≥lares en lugar de la moneda nacional. La gente se beneficia de la moneda m√°s estable a corto plazo, pero a largo plazo, la naci√≥n puede colapsar. El motivo es que la pol√≠tica fiscal no puede funcionar bien cuando la pol√≠tica monetaria no funciona. El gobierno no consigue financiar los servicios p√ļblicos y el mantenimiento de las infraestructuras. Es una cuesti√≥n de tiempo que la ausencia de servicios e infraestructuras cr√≠ticas conduzca al colapso.

¬ŅResultar√≠a √ļtil tener criptomonedas supranacionales¬≤ globales? Consideramos que sigue teniendo sentido y el Bitcoin podr√≠a ser un buen candidato. Por ejemplo, estas monedas podr√≠an utilizarse como garant√≠a parcial de las monedas nacionales. A los ricos les servir√≠a como dep√≥sito de valor. Sin duda, es √ļtil tener pol√≠ticas monetarias globales que nunca cambien. Separando las monedas globales de las nacionales, podemos conseguir flexibilidad monetaria en contextos dom√©sticos y a la vez tener una pol√≠tica monetaria global estable.

Las redes globales descentralizadas resultarán fundamentales en el futuro. Por ejemplo, los pagos transfronterizos siguen siendo un gran problema para el sistema bancario tradicional. Cardano es una capa de liquidación mejor en ese sentido. La capa de liquidación de Cardano puede tratar todos los tokens emitidos de la misma manera que las monedas ADA. Los tokens emitidos en Cardano pueden ser enviados al otro extremo del mundo en pocos segundos. De esta manera, las acciones, los bonos, la deuda, los activos y todo lo que pueda ser tokenizado puede ser transferido de manera fácil, rápida y barata. Como lo es, cambiar un token por otro. Los contratos inteligentes nos permiten crear intercambios descentralizados.

Las econom√≠as dom√©sticas, gracias a Cardano, pueden ser f√°cilmente accesibles a nivel mundial. Cabe esperar que mediante la tokenizaci√≥n la mayor√≠a de las actividades econ√≥micas se trasladen a las redes blockchain. Hoy en d√≠a, hay muchos silos de informaci√≥n en la econom√≠a y los sistemas financieros no est√°n bien interconectados. Las redes globales solucionar√°n muy bien esta ineficacia. Sin embargo, el uso es una cuesti√≥n de normativa. No es √ļnicamente una cuesti√≥n de elecci√≥n de las personas.

En el apartado anterior, nos hemos planteado muchas preguntas sobre la toma de decisiones. Cardano también tendrá la respuesta para eso. Dispondrá de un sistema de votación integrado. Unido a Atala Prysm, la gestión de la identidad descentralizada, será fácil establecer un sistema de votación tanto en contextos globales como domésticos. El proyecto Catalyst es un buen ejemplo de trabajo. Las partes interesadas de ADA pueden votar sobre los proyectos que se financiarán con la tesorería del proyecto Cardano. La idea puede reproducirse fácilmente y en el contexto nacional. Será incluso mejor en el contexto doméstico ya que los derechos de voto podrían no estar conectados con la posesión de monedas sino con la identidad real. Se podría crear cualquier tipo de jerarquía.

Cardano no est√° construido con la pretensi√≥n de sustituir necesariamente las estructuras actuales. Puede contribuir a mejorarlas y hacerlas m√°s eficaces, transparentes, seguras, fiables, m√°s baratas, descentralizadas, etc. El uso de las tecnolog√≠as blockchain ser√° un proceso gradual. No ocurrir√° en un solo momento. Hasta es posible que los pa√≠ses en desarrollo la adopten antes que los pa√≠ses desarrollados. El equipo impulsor de Cardano tiene una estrategia de adopci√≥n para √Āfrica. Es muy probable que tenga √©xito. Esta estrategia es muy importante ya que la tecnolog√≠a de Cardano ser√° utilizada en todo el estado por la mayor√≠a de la gente.

Aunque los gobiernos y los reguladores pueden tener un enfoque abierto hacia las criptomonedas, esto no significa que la mayor√≠a de la poblaci√≥n vaya a adoptarlas y utilizarlas. M√°s a√ļn, la adopci√≥n de las criptomonedas no significa que los gobiernos no vayan a ser necesarios. Aparentemente los gobiernos deben participar activamente en la adopci√≥n de las tecnolog√≠as blockchain para garantizar que la gente las utilice como infraestructura predominante y preferida. Seguramente los bancos centrales y los gobiernos querr√°n mantener el control de las pol√≠ticas monetarias y fiscales a pesar de que Cardano se utilizar√° para emitir monedas nacionales. Cardano es una plataforma y el emisor puede mantener el control de las monedas emitidas. Su ventaja es que ser√° f√°cil cambiarla o ajustarla en el futuro, donde el control puede ser m√°s descentralizado. Posiblemente sea necesario ajustar los tipos de inter√©s y la gente puede tener muchas opiniones al respecto. Sin embargo, lo m√°s importante es qui√©n decidir√° sobre los tipos y otras condiciones relacionadas con el ajuste. La toma de decisiones puede tener muchas formas en el futuro y diferir significativamente de la forma actual. Imaginemos que el control de las pol√≠ticas monetarias y fiscales se distribuya a entidades de confianza y que la votaci√≥n transparente sea el principal motor de los cambios.

Conclusión

La mayoría de las personas ignoran que en muchos países el pago de bienes se somete a impuestos. Así pues, los pagos forman parte de la política fiscal. El mismo impuesto ha de pagarse independientemente de la moneda y el mecanismo ha de funcionar de la misma forma para todos los contribuyentes, quienes no suelen preocuparse por ello y se limitan a pagar el precio de los bienes, al contrario de los comerciantes. Por suerte, no es un problema tecnológico difícil y es posible pagar con criptomonedas. Los impuestos son un tema más complicado en este contexto. Es imposible afirmar que podemos evitar los impuestos sólo porque empecemos a criptomonedas. Significaría prácticamente que nos vamos a librar de la política fiscal o incluso del gobierno.

Resultar√≠a lamentable que las criptomonedas quedaran como un mero activo especulativo y que los pagos fueran atractivos s√≥lo para los que han multiplicado la riqueza. Hay que evitar mezclar la libertad financiera de los individuos afortunados con el papel de las econom√≠as nacionales y las necesidades de la poblaci√≥n. Ambas cosas son diferentes. Es probable que la adopci√≥n de criptomonedas vol√°tiles est√© al nivel del oro y que no tenga ning√ļn impacto transformador en los gobiernos. Aun cuando la adopci√≥n fuera mayor, la cuesti√≥n seguir√≠a estando aqu√≠: qu√© deben hacer los gobiernos con las criptomonedas o qu√© deben hacer las personas con los gobiernos. La tecnolog√≠a blockchain, unida a los contratos inteligentes y a otras infraestructuras descentralizadas, pueden llegar a ser la columna vertebral del mundo financiero. Consideramos que, con m√°s innovaciones ser√° tecnol√≥gicamente posible y el uso ser√° ventajoso para los gobiernos. Las naciones requieren alguna forma de pol√≠tica monetaria y fiscal. Podemos discutir sobre el nivel de descentralizaci√≥n, la toma de decisiones, etc.

Prevemos que, conforme avanza el desarrollo de las tecnolog√≠as blockchain, los gobiernos pueden plantearse su uso en la pol√≠tica monetaria y fiscal. Esta tecnolog√≠a podr√≠a repercutir en la calidad de los gobiernos si se aplicara de forma correcta. Estimamos que pueden pasar decenas de a√Īos hasta que se haga realidad y es dif√≠cil predecir c√≥mo ser√°. En cambio, la adopci√≥n puede ser m√°s r√°pida en los pa√≠ses en desarrollo y esperamos que √Āfrica pueda ser un buen ejemplo. Posiblemente Cardano sea el l√≠der de las innovaciones y los equipos discutan con representantes de empresas, industrias y gobiernos sobre su implantaci√≥n. Eso no quiere decir que Cardano sea menos descentralizado s√≥lo porque las personas debatan sobre su uso. En la actualidad, hay personas que son miembros de los gobiernos y son responsables de los cambios en la infraestructura financiera a nivel nacional. Esto no cambiar√° m√°gicamente de la noche a la ma√Īana. Siempre habr√° debate.


Notas del Traductor

¬Ļ dinero fiduciario: El dinero llamado fiduciario (del lat√≠n fiduciarń≠us, de fiducń≠a ‚Äėconfianza‚Äô y esta a su vez de fides ‚Äėfe‚Äô), es el que se basa en la fe o confianza de la comunidad, es decir, que no se respalda por metales preciosos ni nada que no sea una promesa de pago por parte de la entidad emisora.

Es importante tener en cuenta que entendemos la confianza de la comunidad como el conjunto de la riqueza aparente que presenta la comunidad emisora de la moneda. No debe confundirse con el dinero Dinero fiat‚Äč que es el que es emitido y validado de forma legal por un gobierno, ejemplos del Dinero Fiat son el d√≥lar estadounidense, el euro y todas las otras monedas de reserva.

¬≤ supranacionales: Que est√° por encima del √°mbito de los Gobiernos e instituciones nacionales y que act√ļa con independencia de ellos .

1 Like