🇪🇸 Por qué llaman a Cardano “la blockchain verde”

:es: Traducción al español de “Why they’re calling Cardano ‘the green blockchain’”

Publicado por Fernando Sanchez en el blog de IOHK el 16 de Agosto de 2021


El proceso de participación evita el uso masivo de energía y la contaminación del hardware causada por la minería de Bitcoin y Ethereum

Desde que Satoshi Nakamoto publicó el libro blanco de Bitcoin en 2008, Bitcoin ha tenido su cuota de controversia. La criptomoneda ha sido a menudo el centro de atención por razones equivocadas. La mayor crítica es lo mucho que las actividades de minería de Bitcoin -y de otras criptomonedas como Ethereum, basadas en protocolos de prueba de trabajo inútil- están dañando el medio ambiente. Resulta que, bueno, mucho.

La Universidad de Cambridge calcula que la minería consume 100 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año, es decir, un billón de vatios cada hora. Para poner esta cifra en perspectiva, es el 0,55% de la electricidad producida en el mundo cada año, suficiente para hacer funcionar un país como Malasia o Suecia. Digiconomist muestra que el mismo problema energético afecta a Ethereum. Y las cifras siguen aumentando.

En los últimos meses, el impacto medioambiental de la minería de prueba de trabajo ha pasado a primer plano. Los algoritmos de minería requieren enormes cantidades de energía. Hasta hace poco, este problema se veía agravado por el hecho de que el 70% de la minería se concentraba en China, donde la producción de electricidad depende de los combustibles fósiles, especialmente de la quema de carbón. La reciente represión de las autoridades chinas ha provocado un éxodo de mineros de criptomonedas, lo que probablemente sólo trasladará el problema a otro país. Y el problema afecta de todos modos a otros lugares. La preocupación por el consumo de energía llevó al cierre de un centro de minería en Mongolia en marzo, por ejemplo.

Los beneficios de la minería de criptomonedas no están limitados por la geografía o la motivación. La policía británica hizo una redada en un edificio este año esperando encontrar una granja de cannabis, por ejemplo. En lugar de ello, encontraron 100 placas de ordenador minando Bitcoin con una conexión ilegal a la red eléctrica. Más tarde se informó de que “tres nerds” habían robado energía por valor de 16.000 libras al mes para ganar 8.000 libras en cripto.

El camino cripto más verde

Aunque son fundamentales para su función, los algoritmos de prueba de trabajo de Bitcoin y Ethereum son su talón de Aquiles. Los potentes equipos de minería de última generación producen mejores rendimientos, pero cuanto más rápidos son los equipos, más electricidad requieren. Esto plantea la cuestión de la sostenibilidad a largo plazo. En un reciente artículo del blog de la Fundación Ethereum se afirmaba que “los días de Ethereum, que tanto consumen, están contados” y que su tan esperado cambio a la prueba de participación utilizaría un 99,95% menos de energía, aunque no está claro cuándo se producirá este cambio. (“A principios de 2022” se ha sugerido recientemente).

Pero, ¿qué hace que la prueba de participación, tal y como la utiliza Cardano, sea una blockchain más respetuosa con el medio ambiente?

La prueba de trabajo consume muchos recursos porque los mineros tienen que resolver problemas matemáticos cada vez más complejos para crear bloques. Se encuentran en una carrera global de alto consumo energético para resolver rompecabezas sin sentido y generados aleatoriamente. Esta enorme cantidad de potencia de cálculo podría utilizarse para cartografiar las estrellas, buscar vida extraterrestre o acelerar la búsqueda de vacunas contra el virus Covid; pero no es más que un esfuerzo desperdiciado. Este esfuerzo digital desperdiciado también tiene consecuencias en el mundo real.

La necesidad de un hardware potente conduce a un problema secundario: los residuos electrónicos. Los mineros siempre tienen que estar a la altura de sus rivales, lo que significa comprar equipos de minería más potentes. Los equipos “viejos”, que a menudo sólo sirven para la minería, se quedan rápidamente obsoletos. Se desecha, y según Digiconomist, la basura electrónica de Bitcoin es escandalosamente alta. Sólo el 20% de los residuos electrónicos del mundo se reciclan, por lo que los plásticos y los materiales venenosos, como los metales pesados de los equipos, pueden acabar en los vertederos. (Según las predicciones de las Naciones Unidas, el mundo producirá hasta 120 millones de toneladas de residuos electrónicos al año en 2050).

Entonces, ¿por qué los comentaristas de los periódicos y de los blogs de inversión, como el Motley Fool, llaman a Cardano la “blockchain verde”? En lo que respecta a la sostenibilidad y a las criptomonedas respetuosas con el medio ambiente, Cardano tiene dos claras ventajas: un consumo de energía mucho menor y la prueba de participación.

En la prueba de participación, los participantes de la red dirigen los nodos, y la cadena selecciona un nodo para añadir el siguiente bloque, basándose en la participación del nodo y otros parámetros. Así que la principal diferencia entre estos dos algoritmos (y, por tanto, en sus requisitos energéticos) es que en la prueba de participación, los productores de bloques no necesitan gastar cantidades excesivas de tiempo y potencia informática para resolver rompecabezas aleatorios. El jefe de IOHK, Charles Hoskinson, ha estimado que el uso de energía de Cardano es sólo el 0,01% del de Bitcoin.

Las criptomonedas de prueba de trabajo necesitan la potencia de los ordenadores para producir bloques en una carrera armamentística inútil y de alto consumo energético. Un nodo de Cardano, en cambio, puede funcionar con un procesador de muy baja potencia, como una Raspberry Pi. Se han fabricado más de 40 millones de ellos, muchos de ellos destinados a escuelas de países en vías de desarrollo porque sólo cuestan entre 40 y 70 dólares. Esta simplicidad también reduce el plástico y los residuos electrónicos.

Blockchains neutras en carbono

Los fenómenos meteorológicos extremos y los incendios forestales de los últimos meses, junto con el histórico (y escalofriante) estudio de la ONU sobre el calentamiento global y el cambio climático, han puesto esto de manifiesto de forma aún más clara. La deforestación, el agotamiento de las capas de hielo y el calentamiento global están en el punto de mira de la opinión pública. Las olas de calor en muchas partes del mundo están dañando el medio ambiente, y los incendios forestales están devastando muchas zonas. En consecuencia, cualquier cosa que contribuya al problema de la sostenibilidad es objeto de escrutinio. Esto incluye la creciente industria de las criptomonedas.

El 12 de diciembre de 2015, 196 países firmaron el Acuerdo de París, un tratado legalmente vinculante para limitar el calentamiento global a 2C. Ahora está en marcha una carrera de “emisiones netas cero”, con el objetivo de reducir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono para 2050. La siguiente etapa de este proceso es la COP26, la conferencia de las Naciones Unidas que se celebrará en Glasgow en noviembre.

Cuando se trata de abordar los problemas medioambientales, no hay respuestas fáciles. Cardano es una plataforma descentralizada que puede sustituir las ineficiencias de los sistemas antiguos y heredados. Con sus credenciales de sostenibilidad, Cardano, y otros protocolos de prueba de participación, se consideran parte de la solución, en lugar de contribuir al problema causado por Bitcoin y Ethereum.

1 Like