🇪🇸 No haga staking en los Exchanges

La utilización de criptomonedas plantea exigencias a los usuarios, quienes deben tomar la responsabilidad en sus manos y evitar los servicios centralizados. Todos conocen la frase “si no es dueño de sus llave (frase secreta, nemotécnico), entonces usted tampoco no es dueño de sus criptomonedas”. Esta frase también se aplica al staking de las criptomonedas ADA. Conozca por qué es mejor staking de monedas ADA desde su propia wallet.


Traducción al español de “Do not stake ADA on exchanges” , escrito por @Jaromir del equipo de Cardanians, el 15 de octubre de 2021.


o.998c34651b6a3c1503f9bdff62ace753

El peligro de la centralización

Las personas poseen malos hábitos debido a que utilizan la banca tradicional. Por ello, no necesitan ser dueños de su dinero y lo confían a los bancos. Creen que cuando necesitan dinero pueden utilizarlo a través de tarjetas de crédito o de la banca por Internet. Esto funciona bien en la mayoría de los casos. El problema radica en que tambien aplican el mismo patrón de comportamiento a las criptomonedas. Se fían de que los exchanges centralizados sean los dueños de las criptomonedas al tenerlas en su cuenta. Asumen que el sistema legal protegerá su capital en criptomonedas de forma similar a como lo haría en el caso del dinero fiduciario. Este pensamiento plantea varios problemas.

La centralización proporciona a la gente servicios cómodos y fáciles de usar. Pero ésta es probablemente la única ventaja. El resto tiende a ser desventajoso para los usuarios. Los servicios centralizados representan un único punto de fallo. ¿Recuerda cuando Facebook dejó de funcionar durante unas horas? Básicamente, no era posble comunicarse. Puede pasar exactamente lo mismo con su dinero. No es necesario que lo tenga disponible cuando lo necesite. Es posible que muchos exchanges no estén tan bien protegidos como los bancos. Los hackers pueden atacarlos y robar criptomonedas. Si esto ocurre, los exchanges probablemente cerrarán el negocio, pero puede que nunca veas tu criptomoneda. Hemos visto casos en los que el propio propietario de los exchanges ha robado criptomonedas y ha desaparecido. Recordemos que las regulaciones aún no son completamente amigables con las criptomonedas en todos los países. Se puede producir un escenario negro en el que las criptomonedas sean confiscadas por el gobierno. Es común que los exchanges anuncien inesperadamente un mantenimiento y no permitan enviar monedas desde la criptomoneda. O bien que cobren tarifas más caras que las actuales en el blockchain. La pérdida de datos de los usuarios, el uso indebido de los mismos o incluso su venta a propósito tampoco es infrecuente, y lo hemos visto con la mencionada Facebook.

Junto a estos problemas técnicos, existe también un problema ideológico. Las criptomonedas han venido a librarnos de estos sistemas centralizados de poder. Si queremos que la adopción de las criptomonedas y el cambio de paradigma sean serios, debemos, en primer lugar, cambiar nuestros patrones de comportamiento establecidos. Las personas deben educarse, instalar sus propias wallets de criptomonedas y ser realmente dueñas de las criptomonedas mediante la posesión de claves privadas. En resumen, todo aquel que no tenga monedas en su wallet de hardware no es un usuario de criptomonedas, sino un especulador.

Debemos aprender a poseer y utilizar nuestra riqueza sin depender de intermediarios. Las redes descentralizadas nos permiten enviar monedas y tokens a cualquier parte del mundo. Pronto, Cardano le permitirá poseer no sólo monedas y tokens, también su identidad con todos los datos asociados. Incluso le permitirá comerciar, contratar préstamos, seguros y utilizar otros servicios financieros. Todo ello de forma totalmente descentralizada. No podrá aprovechar nada de esto a menos que aprenda a tener criptomonedas.

La descentralización de la red Cardano consiste en la distribución de las criptomonedas ADA entre los usuarios. Quien es propietario de las monedas ADA también posee una parte proporcional de la red Cardano. Por lo tanto, la propiedad de las criptomonedas es bastante crucial. Siempre habrá una parte de las criptomonedas en los exchanges centralizados porque la gente quiere especular con ellas. Eso es lo que se cuenta. Quienes quieran mantener las monedas a largo plazo deben retirar sus criptomonedas de los exchanges y llevarlas a sus propias wallets. Es importante decir que puedes stakear las monedas de ADA desde tu propia wallet y no es necesario recurrir a Los exchanges para hacerlo.

Hacer staking desde su propia wallet es siempre lo más ventajoso

Se podría decir que Cardano tiene la mejor capacidad de staking entre la competencia. En Cardano el staking no bloquea las criptomonedas por ningún periodo de tiempo. Ello le permite decidir con total libertad cómo utilizarlas y gastarlas. ¿Desea bloquear monedas en el servicio DeFi o comprar algo con ellas? Podrá hacerlo en cualquier momento. Los exchanges centralizados a menudo no le ofrecen esta opción y le exigen que bloquee las criptomonedas. El protocolo de Cardano no lo requiere. Los exchanges sí. Los exchanges, como ya hemos dicho, pueden ser hackeados. Creemos que puedes proteger tus monedas ADA mejor que los exchanges. En Cardano se distribuyen las recompensas a todos los interesados cada 5 días. Los exchanges pueden hacer esto durante un periodo de tiempo más largo. Adicionalmente, Cardano no cobra tarifas. El modelo de negocio de los exchanges tiene que funcionar de alguna manera. Estos siempre están orientados a los beneficios y querrán ser pagados de alguna manera por los servicios que proporcionan. Si le ofrecen una tasa de interés más alta que la del protocolo de Cardano, interese cómo funciona en el fondo y si el modelo es sostenible a largo plazo. Cardano tiene un modelo único que no utiliza el slash. Eso significa que los delegados nunca perderán monedas debido a la mala conducta del operador del pool. El protocolo de Cardano protege a los participantes en la medida de lo posible, por lo que no tiene sentido exponerse al peligro a través de los exchanges centralizados.

Dentro del ecosistema Cardano, ni siquiera hay un límite en el número de criptomonedas que se pueden poseer. Los exchanges suelen utilizar el staking sólo porque algún protocolo les obliga a poseer una determinada cantidad de monedas nativas. Quienes poseen pequeñas cantidades de monedas, por lo tanto, precisan agruparse en algún lugar y los exchanges están encantados de aprovecharse de esta necesidad. Este no es el caso de la red Cardano. Lo único que se necesita es una pequeña cantidad de monedas ADA y se puede participar en el staking. No es necesario encontrar a otras personas con pequeñas cantidades de monedas y juntarlas para conseguir la cantidad necesaria para el staking. Una pequeña cantidad de monedas ADA puede ser delegada directamente desde su wallet al pool que se seleccione. No es necesario confiar en los intermediarios ni en nadie de su entorno.

Aquello que es mejor para usted es también lo es para la descentralización de la red Cardano. Hicimos mención a la lección básica de la criptomoneda en la introducción. Sin sus llaves no posee realmente sus criptomonedas. Usted sólo tiene las llaves si tiene las criptomonedas en su propia wallet. Los exchanges tienen las claves si usted tiene las criptomonedas en ellos. Únicamente tiene las claves para entrar en los exchanges, en el mejor de los casos la autenticación 2FA (pero usted no tiene las llaves). Son muchas los que han perdido sus criptomonedas sólo por no haber asegurado bien su acceso a los exchanges. Se trata de otro vector de ataque completamente innecesario en un mundo de descentralización. La red de Cardano será más descentralizada cuanto más usuarios se den cuenta de ello y la apoyen activamente. El equipo ha conseguido alinear maravillosamente las necesidades de la red con la misión de toda la industria de las criptomonedas.

¿Qué significa tener ADA?

Ser propietario de monedas ADA es diferente a ser propietario de monedas BTC. Tener BTC en un exchanges no reduce directamente la descentralización de la red. En el caso de Cardano, Los exchanges centralizados son esencialmente propietarios intermediarios de la red. Desde la perspectiva del sistema legal, los propietarios de las criptomonedas ADA son las personas que las compraron. Desde la perspectiva de poder utilizar las monedas para el staking, por ejemplo, para elegir el pool al que se delegarán las monedas o para votar en Catalyst, los exchanges centralizados son los titulares de esos derechos.

Naturalmente, se debe tener en cuenta el mal uso de las criptomonedas para un ataque del 51%. La centralización siempre es peligrosa en términos de abuso de poder. Por otro lado, los exchanges grandes tienen un gran interés financiero en mantener un negocio rentable. Así, si 10 exchanges centralizados tuvieran, por ejemplo, el 15% de las monedas utilizadas para el staking, esto no supondría una amenaza significativa. El 15% de las monedas es insuficiente para un ataque y es seguro asumir que un número mayor de exchanges no colaboraría en términos de un ataque. Se puede incluso decir que el 15% de las criptomonedas están bien protegidas por equipos que saben hacer muy bien su trabajo. Es improbable que los hackers sean capaces de hackear 10 exchanges al mismo tiempo. Las criptomonedas de los exchanges se guardan en frío, por lo que están bien protegidas. Si bien es siempre mejor tener varias entidades independientes que posean una determinada cantidad de monedas en lugar de una sola grande, esto no es necesariamente tan malo como muchos piensan. Con la creciente adopción y concienciación, es de suponer que la gente acabará transfiriendo las criptomonedas de los exchanges a sus wallets. Si alguien consigue hackear un exchange, puede asustar a la gente y acelerar el proceso.

Planteémonos una pregunta casi filosófica. ¿Quién es realmente el dueño de la red blockchain? ¿Nadie, porque estamos en un mundo descentralizado? Si nadie fuera el dueño, alguien se apropiaría de la red. Si todo el mundo fuera dueño de la red de forma colectiva, tendríamos que preguntarnos qué derechos específicos nos da eso. Dentro del mundo del software, siempre habrá alguien que decida modificar el código fuente. Llegados a este punto, la descentralización sólo puede funcionar hasta cierto punto. Cardano te da voz a través de la propiedad de las criptomonedas. Los propietarios de las criptomonedas pueden tomar decisiones sobre el desarrollo futuro del ecosistema y, con el tiempo, del propio protocolo. Así, las personas podrán decidir qué modificaciones del protocolo se llevarán a cabo. El equipo cumplirá así el contrato de la mayoría de los propietarios.

Ahora bien, tampoco se puede decir que el protocolo sea propiedad del equipo a través del código fuente. El propio código de la red distribuida no tiene ningún valor. El valor lo tienen las personas que dirigen el cliente y participan activamente en el funcionamiento de la red. Lo que tiene valor para el usuario es la capacidad de crear, mantener, transmitir y utilizar de alguna manera el valor digital o establecer la confianza entre los participantes. Es fundamental que la red sea capaz de producir nuevos bloques. Por ello, podría decirse que la red es propiedad de todos los que participan en el proceso. Para el ecosistema de Cardano, la red es propiedad de los operadores del pool y de quienes delegan en ella. Las criptomonedas proporcionan derechos de decisión críticos sobre quién operará el pool. Si se tienen estos derechos de decisión, se puede decir que se es propietario u operador. Las criptomonedas son un medio de control sobre la red.

Si planteamos una pregunta similar en el caso de las redes PoW, obtenemos una respuesta algo diferente. En las redes PoW el medio de control es la electricidad. Los operadores de mineros ASIC pueden decidir en qué pool delegan su potencia de cálculo. Obviamente, elegirán un pool que se comporte de forma justa y ejecute una versión del cliente que satisfaga al proveedor de energía. Nótese que, de todos modos, las criptomonedas no son un medio de control, sino sólo un medio de recompensa.

Es muy importante la recompensa económica, ya que es un fuerte incentivo para comportarse con honestidad. En las redes PoS, las criptomonedas son un medio de control, pero también de recompensa. Si usted participa en el staking, gana recompensas periódicas. Como propietario de una criptomoneda, quiere apreciar su riqueza. Dispone de un incentivo directo para que el protocolo evolucione, que los bloques produzcan pools honestos y que la descentralización se maximice.

En las redes PoW, se trata más de controlar el negocio que de construir un ecosistema con principios democráticos. Claro que los mineros de PoW también quieren que el protocolo vaya bien y se desarrolle. Sin embargo, los mineros sólo pueden tener en cuenta sus intereses egoístas y éstos pueden no estar en consonancia con los titulares de las monedas, es decir, los usuarios de la red. Lo que es único en la red Cardano es que todos los usuarios de la red pueden ser simultáneamente propietarios de la misma si así lo desean. Pueden además beneficiarse del éxito de la red mediante recompensas periódicas. PoS permite que la infraestructura esté descentralizada a un nivel muy alto y que los operadores del pool y todos los delegados puedan participar.

Si usted posee criptomonedas ADA, estará apoyando activamente la creación de un ecosistema descentralizado que puede ser utilizado por otras personas en el planeta. Incluso aquellos que no posean monedas ADA podrán enviar monedas estables, NFTs u otros tokens a través de la red. Las personas deberían darse cuenta de que poseer monedas en los exchanges impide el pleno desarrollo del ideal de descentralización.

Delegación de poder con y sin confianza

En todo ecosistema descentralizado existe la posibilidad de delegar el poder de decisión. Esta está directamente soportada por el protocolo desde el diseño original, o surge orgánicamente de alguna manera. ¿Qué supone realmente delegar el poder de decisión? En toda red, hay un número limitado de entidades que producen bloques. No importa si se llaman pools o validadores. Lo que importa es que estas entidades deben satisfacer algunas condiciones del protocolo y deben tener un cierto tamaño de un recurso determinado. Tampoco importa si son criptomonedas en el caso de PoS o energía en el caso de PoW. En Cardano se ha utilizado el concepto de pools desde el principio. Bitcoin llegó a esto orgánicamente con el tiempo y Satoshi no los menciona en el libro blanco. Los pools pueden decidir si producir un bloque, qué transacciones incluir en él, en qué bloque continuar en caso de bifurcación, etc. Quienes producen los bloques toman decisiones que no pueden ser tomadas por quienes delegan el poder a estos pools a través de las criptomonedas o la energía. Podríamos afirmar que los delegadores sólo pueden controlar el trabajo de los pools.

El proceso de delegación del poder de decisión, o si se prefiere, la delegación del control, es un proceso muy importante en términos de descentralización. Se puede dividir esta actividad en dos categorías:

  • Una delegación de confianza es aquella en la que la elección del delegador no puede ser influido o cambiado por un tercero. Es decir, el propio delegador decide directamente a qué pool delega las monedas o la energía. Si hay algún problema con un pool, el delegado puede cambiar inmediatamente su elección. Así se debilita el pool deshonesto y se fortalece otro pool que se comporta de forma justa.
  • Una delegación no fiable es una delegación en la que los propietarios de los recursos utilizan los servicios de terceros. Es decir, los propietarios de los recursos no tienen un control directo sobre su elección. Podrán expresar sus deseos, pero el tercero es el que lleva a cabo la voluntad del delegante y puede cumplirla o no. Si se produce un problema repentino, los delegadores no tienen un control total sobre la delegación y no pueden reaccionar rápidamente delegando en otro pool si es necesario. Terceros pueden hacer un mal uso del recurso proporcionado para un ataque, el recurso puede ser robado, o se puede impedir de alguna manera que el recurso sea utilizado.

Está claro que el ecosistema debe apoyar la existencia de una delegación de confianza en la medida de lo posible. La delegación no fiable es una amenaza para la descentralización. Veamos ejemplos.

El staking a través de un exchanges centralizado es un ejemplo típico de delegación no fiable. Los exchanges confían sus criptomonedas y los exchanges las apuestan por ellos. Los exchanges crean sus propios pools y utilizan las criptomonedas de los usuarios para ello. Los exchanges tienen así mucho poder en la red, pero la piel en el juego la siguen teniendo los propietarios de las criptomonedas, no el propio exchange. Incluso si los exchanges centralizados tienen un incentivo económico para comportarse de forma justa y podemos suponer que pueden surgir algunos problemas con los abogados por un abuso de poder, la prevención es siempre la mejor defensa contra el abuso de poder.

Las redes PoW padecen el mismo problema. La gente no siempre puede conseguir un buen precio por la energía y se ve obligada a realizar su minería a través de terceros. Los grandes terceros siempre tienen una ventaja frente a los pequeños mineros, ya que pueden negociar mejores precios por la energía como grandes compradores, también cuando compran equipos ASIC, e incluso tarifas menores de los pools. Por tanto, la minería en la nube está relativamente extendida. Genesis Mining afirma en su página web que hasta 2 millones de clientes utilizan sus servicios. Las personas pagan por la tasa de hash a través de su cuenta bancaria, pero son las empresas de minería en la nube las que deciden qué hacer con la tasa de hash o si abusan de este poder.

En el caso de la minería PoW, los usuarios no suelen tener la opción de utilizar una delegación de confianza. Esto significa que el poder está centralizado en manos de terceros. En el caso de Cardano, sin embargo, no hay nada que impida a la gente delegar desde sus propias wallets. No cuesta nada delegar criptomonedas, es igual de caro en cualquier parte del mundo. No existe ninguna razón racional para que la gente deje las criptomonedas en los exchanges. La gente sólo necesita entender las reglas básicas de staking y delegación para prescindir totalmente de los exchanges y de la delegación no fiable.

Tarde o temprano, los actores fuertes dominarán todos los ecosistemas. Es necesario que el protocolo esté bien preparado para esta eventualidad e idealmente apoye una mayor descentralización, incluso a costa de grandes cambios en la primera capa. Los exchanges de Binance tienen aproximadamente un 10% de poder a nivel de productores de bloques tanto en el ecosistema de Cardano como en el de Bitcoin. Es difícil que la comunidad se resista a ello y sería ingenuo prohibirlo de alguna manera. Es probable que en el caso de Bitcoin, los exchanges de Binance tengan su propia tasa de hash, ya que ¿qué minero delegaría el poder a un pool de un exchange centralizado? Muchas de esas personas probablemente no lo harían. En el caso del ecosistema de Cardano, sin embargo, la gente puede salir de los exchanges y hacer staking con total libertad e independencia de un tercero. Los exchanges de Binance ciertamente no son dueños del 10% de las criptomonedas de ADA.

Añadamos que no todas las redes PoS permiten delegar el poder a los pools. Si se requiere un cierto número elevado de monedas para el staking, los exchanges u otra solución más centralizada es la única opción para los pequeños poseedores. Estas redes también pueden deslizarse hacia la delegación no confiable. La delegación en Cardano está integrada en el protocolo y se puede delegar literalmente con unas pocas criptomonedas. Así, nada se interpone en el camino de la descentralización.

Todo gira en torno a la confianza

La descentralización se basa en la distribución de la confianza. En lugar de entidades centralizadas, podemos confiar en un gran grupo de entidades independientes. Para los usuarios finales, esto significa que confían en la red, no en nadie en particular. A medida que la descentralización empiece a explorarse más en los medios de comunicación, se comparará el número de pools o delegadores en determinados ecosistemas. Conforme crezca la adopción, aumentará la demanda de más descentralización. Esto es lógico si las redes descentralizadas tienen mayor relevancia financiera y social. La descentralización debe crecer con el tiempo y no estancarse o incluso disminuir.

Si existen actores fuertes con mucho poder en un ecosistema descentralizado, será un problema. Ya que habrá una presión creciente sobre estas entidades y mucha gente querrá controlarlas de alguna manera, abusar de ellas o quizás destruirlas. El sentido de la descentralización es maximizar la distribución del poder porque es la única forma en que una red determinada puede sobrevivir.

La eficacia de las redes dependerá directamente del efecto de red y de las personas que decidan utilizar la red blockchain. Definitivamente, la calidad de la descentralización será un parámetro importante en el proceso de toma de decisiones. Aunque pensamos que la descentralización no es el atributo más importante desde la perspectiva de los usuarios, sigue siendo lo que diferencia a Cardano o Bitcoin de los servicios centralizados. No lo olvidemos nunca. Imagina que una red estuviera en manos de 3 grandes pools y 100 grandes delegadores de poder. ¿Cómo van a convencer a los demás habitantes del planeta de que las reglas de la red no van a cambiar? Tenemos que tener la seguridad de que las reglas fundamentales de la red no cambiarán nunca, o sólo mediante una decisión mayoritaria y transparente. Si no tenemos voto, la red descentralizada acabará como un banco normal o una gran empresa de informática. La alta dirección tomará las decisiones.

Podemos volver a plantear nuestra pregunta filosófica sobre quién es realmente el dueño de la red. Ya dijimos que se trata en gran medida de quién controla la red a nivel de consenso o de código fuente. Para todos los usuarios, la elección de la red será una decisión absolutamente crítica, ya que le confiarán su patrimonio. Dichos usuarios han de tener confianza en que la red es parcialmente de su propiedad o, por el contrario, no es propiedad de unos pocos actores poderosos. Si la red es abandonada por los usuarios, la propia red perderá su sentido. Para que la narrativa “in code we trust” tenga éxito, los usuarios deben estar convencidos de que la red está realmente descentralizada y no en manos de unos pocos actores poderosos. Dicho de otro modo, si un usuario envía una transacción, debe confiar al 100% en que la red la procesará sin demora. Otro resultado puede ser un indicio de centralización.

Conclusión

La descentralización es un objetivo móvil. Los actores poderosos tratarán de dominar la red, ya sea por razones económicas o de otro tipo. Carecemos de experiencia histórica en el mantenimiento de la descentralización y sólo estamos al principio. El protocolo de Cardano está diseñado para permitir la delegación de confianza. O sea, le permite delegar pequeñas cantidades de monedas ADA desde su propia wallet. Este proceso es lo más sencillo y barato posible. Puedes delegar monedas ADA desde la wallet de hardware de Trezor y Ledger. No hay razón para dejar las criptomonedas en los exchanges centralizados. Si desea confiar en los exchanges, siempre es mejor dividir las criptomonedas en varios exchanges para que no estén en manos de una sola entidad. No obstante, siempre se arriesga a perder sus criptomonedas y existe un riesgo potencial de mal uso.

Los intermediarios estarán siempre dispuestos a ofrecer sus servicios porque pueden beneficiarse de ellos. Para sacar provecho, su modelo económico debe ser mejor que el propio modelo de la red descentralizada. En teoría, esto es imposible sin arriesgar las criptomonedas o hacer un mal uso de sus datos. Ofrecerán no sólo staking, también, como ejemplo, el envío barato de criptomonedas a través de las redes centralizadas. Aunque resulta fácil pagar con una tarjeta de criptomonedas en una tienda, hay que tener en cuenta que esto tiene sus inconvenientes en cuanto a la sostenibilidad del modelo económico de primera capa. Para las propias redes, sólo son útiles las transacciones que generan tarifas. Las tarifas se utilizan para recompensar a los stakers o mineros. Por ello, los equipos deben esforzarse por lograr avances tecnológicos que permitan utilizar las criptomonedas de forma totalmente descentralizada y, al mismo tiempo, lograr una gran facilidad de uso. Este es un gran reto y no se podrá hacer sin segundas capas. Por lo tanto, la primera y la segunda capa deben estar vinculadas económicamente.

Las criptomonedas están principalmente para cambiar el orden existente. Si hace staking en los exchanges, adquiera una hardware wallet y envíe allí sus monedas ADA. Así apoyará la descentralización de la red Cardano a la vez que protegerá mucho mejor sus criptomonedas.

3 Likes

Gracias por compartir Napoles, como siempre!!!

1 Like

Hola @Cardapool, gracias a ti por comentar (y el like :wink:). Siempre es un placer poder aportar un lovelace a la comunidad.